Por: Antonio Silva R (@A_Silva37)

En el pasado reciente ya están las primeras dos jornadas del Apertura 2016 y el recién ascendido Necaxa ha sumado dos puntos, sin recibir goles y sin anotar. Para este torneo se integraron diez jugadores nuevos -seis de ellos extranjeros-. Los defensores titulares son los mismos que jugaron en el Ascenso: el hondureño Brayan Beckeles, el chileno Marcos González, y los mexicanos Mario de Luna y Erik Vera. La labor de los cuatro defensores, a pesar de que el sector más endeble es el del lateral izquierdo Vera, más la solidez en el mediocampo de Xavi Báez han permitido que la defensa sea el punto fuerte del director técnico Alfonso Sosa.

Sin embargo, en un torneo donde desciende el que más bajo porcentaje tiene al dividir puntos obtenidos entre partidos jugados de los últimos seis torneos, y en el caso del ascendido: los puntos sumados en los dos torneos que participa al subir a Primera entre los 34 encuentros asegurados, es imperativo conseguir tres puntos. Para que eso pase con los Rayos, Sosa tendría que hacer adecuaciones en lo que respecta a la ofensiva. En los dos primeros compromisos (ante Cruz Azul y León) el técnico ha optado por jugar con dos delanteros: el argentino Claudio Riaño y el mexicano sub-23 Alejandro Díaz, ambos refuerzos para el presente torneo. Riaño, procedente del Club Atlético Unión, ha tenido momentos en los que ha manifestado su arrojo al atacar, pero las escazas oportunidades se las ha creado él. Por otra parte, Díaz ha jugado casi los 180 minutos de lo que va de la competencia y se ha visto inoperante.

Sosa cuenta con un mediocampo que se esfuerza al defender. Ha jugado con dos centrocampistas defensivos: Báez, Michel García (en la jornada 1) que es un volante mixto y el chileno Juan Manuel Iturra, más dos medios abiertos, donde el único indiscutible y con una labor más que notable al atacar y defender, por el sector izquierdo, ha sido el chileno Luis Felipe Gallegos.

Otro chileno que reforzó al equipo es el campeón de América Edson Puch, quien jugo unos minutos en el debut y fue titular en el segundo partido ante León. El de Iquique en poco tiempo ha demostrado el talento que tiene y seguramente será un incondicional en el once inicial, como lo es su compatriota Gallegos. Y para aprovechar el potencial de estos dos jugadores es necesario que el DT haga modificaciones puesto que es preciso que su equipo comience a encontrarse con el gol. El mayor problema ha sido que los dos delanteros no han tenido a alguien de carácter ofensivo que en el mediocampo les distribuya juego. Necaxa no cuenta con un enganche nominal, pero necesita a alguien que le dé pausa y circulación al juego. El candidato no es otro más que Edson Puch


Puch (quien contra León terminó como extremo por izquierda) tendría que dejar de ubicarse por fuera para que así puedan jugar como extremos o como volantes por las bandas Jesús Isijara, el uruguayo Diego Riolfo -que también podría ser probado como enganche aunque su mejor versión aparece al arrancar desde afuera-, o el venezolano Jesús Gómez y el mismo Gallegos que se destaca al momento de defender, pero sin duda cuenta con cualidades ofensivas. Y definitivamente Sosa tendría que seguir apostando por el delantero Claudio Riaño o darle la oportunidad al centro delantero del Ascenso: Rodrigo Prieto. 

El reto de permanecer en la primera división del fútbol mexicano no es nada fácil y para que Necaxa haga goles y sume puntos tras su regreso al máximo circuito, Alfonso Sosa tendrá que apelar al talento de sus jugadores en ofensiva, pero antes deberá de hacer los cambios necesarios para que las oportunidades de gol aumenten. La distribución de juego en ¾ de cancha hacia adelante, en el centro del campo, más la utilización de las bandas será clave. 

Publicar un comentario