Víctor Grao (@VictorGrao


Denzel Washington en Deja Vu tuvo un rol protagónico. En el “presente” había explotado una bomba en un barco y él debía viajar en el tiempo para averiguar los hechos ocurridos. El problema radicaba en que solo podría ver el “pasado” una vez, por lo que su juego con el tiempo y espacio debía ser exacto.

Michael Bradley no juega con el pasado, pero si lo hace con el presente. Más aún cuando está con la banda de capitán de la selección de Estados Unidos. El mediocampista del combinado de Klinsmann debe desactivar la bomba partido a partido. Es el eje, el creador, quien maneja los tiempos, es todo en su equipo.


Más allá de que exista la figura de Clint Dempsey, Bradley es realmente quien ejerce el rol protagónico, pero silencioso del juego. Tiene recuperación, salida y visión de juego. No es un jugador que hará 10 toques en una jugada, pero con tan solo dos, desestabiliza el mediocampo rival y da pie a sus compañeros a salir jugando. 



Publicar un comentario