Gabriel González (@Henganche


A primera vista, la pregunta ofende. Ojo, a primera vista. Y es que se puede desglosar esta pregunta y podemos analizarla desde varios puntos de vista, tanto futbolísticos como anímicos.

Lionel Messi estuvo un poco apartado de su selección amada en par de ocasiones: En eliminatorias y en la presente Copa América Centenario, en el partido debut. En eliminatorias fue evidente la ausencia del '10' argentino, completando la albiceleste encuentros poco lúcidos y sin ideas como podría ser el ejemplo del Argentina - Ecuador disputado en el Monumental de Núñez hace algunos meses donde caería derrotada la selección de Martino, o el mismísimo clásico sudamericano, también jugado en la casa del Club Atlético River Plate, que finalizaría con marcador de 1-0 con gol de Ezequiel Lavezzi. En esa etapa, la selección argentina mostró una cara lamentable desde el juego mismo, con creatividad mínima en fabricación y pésima ejecución, tomando en cuenta los grandes nombres que posee; fácilmente se pueden armar dos selecciones con el plantel argentino.

Partiendo de la idea que desde el primer día Gerardo Martino quiso impregnar en la selección, no me estaría metiendo en problemas al comentar que la estrategia del ex director técnico de Newell’s Old Boys no ha engranado lo suficiente. El equipo argentino carece de orden en la mitad de la cancha y está envuelto en un vaivén constante originado por transiciones rápidas entre la recuperación de la pelota y la distribución de ella, para finalmente recalar en jugadores como Di María o Nicolás Gaitán, acciones que quedaron reflejadas en el partido debut frente a la selección chilena en la presente Copa América Centenario 2016 celebrada en los Estados Unidos.

Siendo enfático en lo dicho, Argentina escasea en cuestiones de pausa e inteligencia. Jugadores como Augusto Fernández o Javier Mascherano no pueden brindarte esto, tampoco Éver Banega que es más ejecutante que armador, y de ahí parte el error de este equipo falto de ideas e inteligencia en la cancha.

Ahí es cuando entra en escena Lionel Andrés Messi. Lo quieran o no, es el timonel de esta selección desde distintos puntos de vista. Messi es un jugador polifuncional en el mediocampo, aunque muchos no lo crean o no lo quieran ver. Con el paso del tiempo se ha convertido en un jugador cada vez más completo a la hora de armar juego y colaborar con los volantes, tratando siempre de ser una opción de pase y de distribuir balones con una envidiable precisión a los atacantes. Con Honduras y con la mismísima selección de Panamá lo demostró, y con creces.

En el partido de su regreso a las canchas, luego del fuerte golpe que le propinó un jugador hondureño en un amistoso de preparación de cara a la Copa América en San Juan, Lionel entró unos minutos al campo de juego como lo había asegurado 'Tata' Martino en una conferencia de prensa previa al encuentro. Fue un espectáculo la actuación de Messi, participando en todos los goles de su selección, exceptuando el gol que adelantaba a Argentina en la primera etapa por intermedio de Nicolás Otamendi.

En la primera parte, Argentina ganaba, pero pidiendo auxilio. Fue una pobre primera mitad la que jugaba el combinado albiceleste hasta la entrada del mejor del mundo. Ganaba con la camiseta, por mencionar la actuación albiceleste desde una óptica coloquial, hasta el minuto 61'. Sale Augusto Fernández, entra Lionel Messi. El estadio lo ovaciona. Cuando la agarraba el diez, Chicago estallaba. Y no era para menos, era el oxígeno y la calma que necesitaba el equipo. En media hora se despachó con tres goles y una fabricación de gol.

En el análisis, podemos calificar el partido de Leo como un encuentro completo y conciso. Al entrar, se ubicó en posición de enganche, como lo refleja la imagen:



Su posición de volante ofensivo, detrás del delantero centro, fue variando en ocasiones puntuales del encuentro, específicamente, para retrasar un poco su ubicación, ya sea para ofrecerse como opción de pase o para cooperar con la distribución de la pelota:



En la fabricación del gol de Sergio Agüero, Lionel recae de nuevo en la zona medular donde maneja la pelota y encontrar la vía para generar peligro en el área rival. Con un envío sensacional, como con la mano, ubica a Marcos Rojo que hace de '9', y deja la pelota para que llegue el "Kun" y convierta el gol que deja el partido 5-0:




Al mejor estilo de un enganche clásico, posición que se le da muy bien, y en lo personal, es en donde me gusta verlo más, Messi generó fútbol y se hizo notar en la ficha del partido con tres anotaciones, la primera muy de '10', remate desde las inmediaciones de la media luna donde la pelota terminó su trayecto en la escuadra, la segunda mediante un cobro perfecto de tiro libre donde Lío acarició la bocha y se coló en todo el ángulo, y la tercera en el punto de penal batiendo al guardameta panameño.


Obviando las declaraciones de Diego Armando Maradona que generaron tanta polémica en el mundo futbolístico en las últimas horas, Argentina encuentra en Lionel un líder futbolístico necesario para encaminar a la selección a ganar el tan ansiado título que se les niega a los argentinos desde hace más de dos décadas. Es emblema de este equipo y pieza fundamental para Gerardo ‘Tata’ Martino. ¿Debería Messi jugar en la selección argentina? No debería, tiene que jugar en la selección argentina. Siempre.

Publicar un comentario