Seguramente la escritora, cantautora y compositora argentina María Elena Walsh lo titularía de esa manera. En el mundo del fútbol no todos tienen los mismos objetivos ni se aglomeran en los lujos de Europa. Otros se atreven a probar experiencias distintas y diferenciarse del resto. ¿Europa o Sudamérica?



Matías Sabini (@SabiniMaty

Los futbolistas comienzan a formarse en las divisiones inferiores y, a lo largo de sus carreras, establecen sus propias metas. En su gran mayoría, los jugadores tienen objetivos a cumplir que hacen referencia a lo deportivo pero que, sin embargo, a la hora de elegir un club para jugar, entra el análisis el aspecto económico, el destino y un estilo de vida.

En el ambiente del fútbol se suele escuchar que son muchos los jóvenes futbolistas que quieren triunfar en su propio país y rápidamente pegar un salto a Europa. En el último tiempo, sobre todo a partir del segundo milenio, es casi una moda que un club realice una transferencia de un jugador de escasa edad y lo deposite en un club europeo.

Durante el siglo XXI, hay muchos casos que confirman lo establecido. El uruguayo Luis Suárez, una de las estrellas del actual Barcelona de España, llegó en 2007, a sus 19 años, como nuevo jugador del Groningen holandés. El colombiano James Rodríguez, en 2010 y también con 19, pisó tierras portuguesas para jugar en el Porto. Hasta el mismísimo brasileño Ronaldinho desembarcó en Europa en 2001 y con dos décadas de vida, para incorporarse a las filas del Paris Saint Germain francés.

Si nos trasladamos más cerca del tiempo contemporáneo, encontramos casos como el de Paulo Dybala que, en 2012 y con 19 años, pasó de jugar en la segunda división del fútbol argentino con Instituto de Córdoba para competir en la Serie A con el Palermo italiano. También se puede mencionar a una de las promesas que sacó River Plate en el último tiempo, Matías Kranevitter, qué con 22 años dejó Argentina para sumarse a Atlético de Madrid.

Lo curioso es que hay otros tantos que están del lado opuesto, con una mentalidad distinta y actúan al revés. Están allá, donde la mayoría parece querer estar y se mueven en el sentido contrario. Dejan de vivir en una de las grandes ciudades del viejo continente para apostar por una carrera en el fútbol sudamericano.

En la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, dos casos sostienen lo planteado. Por un lado, José Luis Sánchez Capdevila, nacido en Zaragoza, España, se desempeña en Bolivar desde 2013 y logró el campeonato Apertura y Clausura 2014/2015. En sus inicios, jugó en Real Madrid B, equipo filial de la potencia mundial.

Por otro lado, se menciona a Ruben Cuesta de Andalucía, quién supo pasar por siete clubes españoles, entre ellos el equipo filial del Atlético de Madrid, y en su currículum se lee que pasó por Universitario de Sucre y Oriente Petrolero, ambos equipos bolivianos. ¿El detalle? El mediocampista se convirtió en el primer español en jugar 6 ligas y 3 copas bolivianas, 2 Sudamericanas y 2 Libertadores de América. Nada mal para el europeo.

También están Juanmi Callejón (Español en Bolívar), Félix Quero (Español en Jorge Wilstermann), George Saunders (Inglés en Envigado), Mario Martínez (Español en Jaguares de Córdoba) y Walter Vaz (Francés en Tanque Sisley)



Por último, en Argentina, encontramos la historia del español Xabi Pascual, actual arquero de Deportivo Español, que de la ciudad de Tarragona emigró a General Rojo de San Nicolás, equipo del ascenso argentino, y luego pasó por Sacachispas FC y Excursionistas.

El guardametas, aseguró públicamente que la experiencia del fútbol argentino es muy linda y enriquecedora, que con el correr de los años se va integrando de a poco a la sociedad y que también consigue a contagiarse de costumbres argentinas como el mate y el asado.

En cuanto a lo deportivo, reconoció que en el fútbol europeo hay diferencias claras con el sudamericano, sobre todo en el roce del juego. “El juego es más agresivo y áspero. En España te golpean un poquito en el área y te cobran una falta. Acá te tienen que pegar un codazo para que te sancionen una infracción”, dijo Pascual en Detrás del Gol por FM 87.5 Radio Soldados.

Todos coinciden que tenían sueños distintos al de los demás: conocer otro país, su cultura, su gente y apostar a jugar en ligas y categorías diferentes. Esta vez, de Europa a América. El reino del revés.

Publicar un comentario