Costa Rica


Por: Gabriel López (@Gabriel_1021)


Sistema de juego general

El equipo de Costa Rica trabaja arduamente por mantener la posesión de balón durante los partidos y esto les permite ser un equipo muy compacto en la media cancha. Utiliza una línea de 5 defensores, donde los laterales (Gamboa y Matarrita) funcionan como mediocampistas, es decir, cuando la Sele tiene la pelota aparecen como extremos. El trabajo de Borges como recuperador es esencial en el esquema, para poder retener el balón y dar ese primer pase limpio al “10” del equipo (Bryan Ruiz) quien, a priori, está liberado de la responsabilidad defensiva y esto le permite finalizar muchas jugadas. Campbell y Bolaños aprovechan su explosión para encarar a los defensores, mientras que Ureña aparece en el momento exacto con su gran olfato goleador.

Esquemas usados

La selección de Costa Rica, de la mano de Óscar Ramírez, tiene una formación táctica de 5-2-3 distribuido en la cancha de la siguiente forma: (3-2-1-1-2-1). Utiliza una línea de 5 defensores donde los laterales están muy adelantados que hacen la función de mediocampistas, un recuperador de balón y adelante de él, un enganche con libertades. En ataque, tienen dos extremos con mucha velocidad y un delantero centro que se mueve por toda el área.



Jugadores claves

Keylor Navas, portero del Real Madrid, llega a esta Copa Centenario en su mejor momento. El Tico da sensaciones de seguridad a su línea defensiva en cada jugada del partido, lo que significa que Costa Rica tendrá una muralla en el arco y será muy complicado hacerles goles. Por otra parte, en el ataque será clave la participación de Bryan Ruiz y Joel Campbell. Ruiz, es ese jugador que se adapta y lee muy bien las situaciones de juego lo que le permite jugar de enganche para liderar al equipo desde ¾ de cancha o terminar las jugadas como finalizador, mientras que Campbell es un extremo que aporta drible, velocidad y buena pegada al ataque Tricolor. Ambos jugadores tienen mucho gol.

Automatismos

El entrenador Óscar Ramírez maneja una formación táctica que busca defenderse con la pelota y realizar transiciones rápidas en ataque para superar al rival. El tener los dos laterales tan adelantados cuando el equipo ataca, le permite sumar mucha gente en el mediocampo y ocupar los espacios para negarle los pases entre líneas al equipo contrario. Los delanteros, sean Campbell, Ureña, Bolaños, Venegas o Saborío se encargan de presionar el primer pase de su rival cuando juegan en corto para intentar robar el balón enseguida.

Comportamiento de los defensores

Keylor es un portero que le gusta y utiliza la pelota corta en varias ocasiones y por ende, la última línea de Costa Rica trabaja mucho la salida en corto. Duarte, Waston y Acosta ejecutan la salida clara por las bandas con Matarrita y Gamboa, para que así la Tricolor traspase el ecuador del campo con varios jugadores y el balón dominado. La idea del DT, es atacar y defender en bloque: distancia corta entre defensas y delanteros.

Comportamientos de los mediocampistas
La labor pesada del mediocampo del equipo se divide en dos: la recuperación de Borges y el manejo de Ruiz. Borges, es ese recuperador que raspa y le respira en la nuca a los rivales para robar la pelota. Ruiz, aprovecha esa presión para jugar libre en ataque y ayudarse mucho en las bandas con los extremos, quienes explotan la banda completa y aportan tanto en defensa como en ataque.

Comportamientos de los delanteros

Marcos Ureña es clave para el ataque costarricense. El jugador es ese “matador” o “killer” dentro del área y además, representa a esos delanteros de años otrora, quienes se ocupan más por definir, pivotear y buscarse su propio espacio. Por su parte, las galopadas de Campbell serán importantes para el ataque tico al contar con una referencia dentro del área. Además, la inclusión de Bryan Ruiz en los últimos metros de cara al arco aportará mucho gol a la selección.

Puntos débiles


Anteriormente se habló de la importancia de Ureña en el ataque y por ello que sería muy negativo el delantero no pueda estar desde el arranque de los partidos, ya que el “9” sufrió un desgarro jugando con su club, el Midtjylland de Dinamarca. De igual forma fue ratificada su presencia en la lista final, pero se desconoce si está al cien por cien. Por otra parte, la baja de Giancarlo Pipo González en la saga central representa un golpe duro para Óscar Ramírez a la hora de armar su línea defensiva. Asimismo, la selección costarricense ha pasado de ser un equipo pequeño a competir contra cualquiera: lograron los cuartos de final en el Mundial de 2014 y buenos resultados recientemente en las Eliminatorias de Concacaf, lo cual podría significar una presión extra y ello le puede jugar en contra de cara al torneo. 

Publicar un comentario