Con tan sólo 18 años, a Diego Maradona le tocó debutar en una Copa América con la Selección argentina en la edición de 1979, y ante Brasil. Pero el dato curioso no recae en su estreno en el certamen continental en el mismísimo Maracaná, sino que lo llamativo está en el número de camiseta que le otorgaron: ¡la "6"!.

Sí, no es mentira o una clase de broma. Uno de los mejores futbolistas de toda la historia, acostumbrado desde siempre a llevar la "10" en su espalda, tuvo que utilizar el dorsal que hoy en día llevaría un zaguero central. ¿Y cómo sucedio eso? Aquí, la divertida anécdota que recreó la Revista Un Caño.

Ese mismo año en el que Diego jugó su primer torneo sudamericano con la mayor, el entrenador nacional César Luis Menotti estaba preparando al plantel juvenil para afrontar el Mundial Sub 20 en Japón. Sin embargo, el formato modificado de esa Copa América, que no tuvo una sede fija, le cambió los planes al "Flaco": para la primera fase se dividió en tres zonas a los países, que debían jugar partidos de ida y vuelta para dirimir su clasificación a semifinales, donde ya esperaba Perú, por entonces el vigente campeón.

Totalmente disconforme con dicho sistema de juego, y con la cita mundialista juvenil a poco de comenzar, Menotti optó por resguardar al talentoso zurdo y no ponerlo en todos los partidos del certamen para "no desgastarlo". Pero, claro, no contaba con sufrir una derrota en el marco de la ronda inicial ante Bolivia y en La Paz (1-2), Ese resultado negativo inclinó la balanza para que el DT cuente con Maradona de cara al siguiente compromiso por Copa América ante Brasil, y de visitante.

Le entregaron la número 6 a raíz de que no había sido utilizada en el primer cruce con los bolivianos, en una decisión tan coherente como extraña: en ese mismo campeonato Jorge Gáspari llevó la "2" y la "12". Y más llamativo es si se tiene en cuenta que tanto José Luis Gaitán como José Luis Valencia llevaron la "13" en distintos partidos.

Detalles al margen, en ese clásico sudamericano Diego fue una de las grandes figuras, a tal punto que le brindó la asistencia a Hugo Oscar Coscia para estampar el 1-1 parcial ante la Verdeamarelha, que se había puesto en ventaja apenas a los dos minutos con el tanto de Zico. Pese a la destacada actuación del "6" argentino, los brasileños se llevaron los dos puntos que en aquel tiempo otorgaba la victoria por el 2-1 que firmó Tita.



Pero aquella noche en Río de Janeiro no fue la última ocasión en la que uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos se calzó la "6" albiceleste. En el siguiente compromiso, ante Bolivia y en el estadio de Vélez, Maradona nuevamente utilizó el mismo dorsal. Aquella noche en el José Amalfitani volvió a ser gravitante para el equipo argentino, que se impuso por un 3 a 0 contundente y que permitía ilusionarse con meterse entre los mejores cuatro seleccionados de Sudamérica.

El tercer gol, una obra maestra que terminó definiendo el propio Diego, tras una linda pared con Coscia.

No obstante, Argentina no pudo avanzar a las semis debido a que no pudo pasar del empate (2-2) con su par brasileño en el Monumental, resultado que decreto la eliminación del torneo. Maradona ya estaba en Los Ángeles disputando un amistoso preparatorio para la cita mundialista juvenil a disputarse en tierras niponas, y la mayor no pudo alcanzar el objetivo propuesto sin su zurda mágica.


Desde aquel 8 de agosto de 1979 ante Bolivia, Diego Maradona nunca más se despegó de su amada "10" argentina. Algo que, en circunstancias normales, nunca debería haber ocurrido...

Extraído de Yahoo

Publicar un comentario