Por: Luis Suárez (@Luije77)

El progreso suele medirse mediante las facilidades que tienen los ciudadanos para adquirir experiencias (tangibles e intangibles). Los paradigmas de avance se han mantenido en el tiempo desde que la Revolución Industrial llegó a partir el destino de la humanidad en un antes y un después. Luego de ello, los países crecieron tanto como quisieron y les permitió su zona geográfica.

Extrapolando los conceptos, denotamos que parte de América Latina está en un bache respecto al norte del continente. No se puede hablar de toda la región porque es imposible negar que hay picos de crecimiento notables. Los mejores ejemplos de ello podrían ser, a primeras de vista, México, Chile o Perú. Aun Así, la diferencia con el llamado primer mundo es enorme.

Es una tendencia hispana creer que lo de afuera es mejor, pero hay cosas que no se pueden ocultar. Más allá de las críticas que puede generar no estar dentro de la culturafutbolística, Estados Unidos salda las deudas con un 9 de 10 en la boleta gracias a que, sencillamente, todo trata de ser correcto.

Lee también: Los fallos de Estados Unidos en la Copa

Ver cómo transforman excepcionales estadios de fútbol americano en recintos para el balompié demuestra que son líderes en logística. No hay caos para entrar, no hay colas para salir. Desalojar una infraestructura para 80.0000 aficionados en solo 10 minutos, a pesar de que no se llenan todas las localidades, es un arte.

Al analizar el aspecto económico, a quienes provienen de países golpeados por grandes niveles de inflación o desabastecimiento, el sistema financiero les parecerá perfecto. Trabajar en demasía significa garantía de una vida tranquila, entendiéndose el término como la ausencia de colas y desafíos físicos prehistóricos para conseguir ápices de miseria.

En cuanto al periodista que cubre eventos deportivos de gran envergadura, es vital tener buenas señales de internet. El primer mundo te lo permite. El Wi-Fi no es un lujo en la tierra que Lincoln reformó a finales del Siglo XIX; es una herramienta común que capacita al profesional para trabajar con comodidad en casi cualquier rincón del país.

Lee también: ¿Cómo se vive la Copa América desde la zona de prensa?

El miedo que se puede sentirse en San Pedro Sula, Caracas, Cali o Ciudad de México en temas de seguridad personal desaparecen al entrar. El turista en eventos como este suele desconocer a fondo la situación del país de turno. En ciudades como Chicago hay contrastes entre lujo y pobreza, pero no es necesario guardarse el celular como en los sitios antes citados.

El equipo de La Pizarra del DT, en medio de la cobertura de la Copa América Centenario, fue "defendido" por un funcionario policial. Un indigente pasado de tragos quería saludar, y apenas a los 5 segundos de haber comenzado a hablar, había aparecido un policia con arma en mano. El espontáneo ciudadano no tuvo más remedio que voltearse y bendecirnos.

No es un asunto de postulados filosóficos, debilidad imperial o preferencia por algún paradigma de pensamiento, significa aceptar que USA está por encima de sus vecinos en todos los ámbitos posibles. Quizás en cuanto a nivel e historia, los norteamericanos no podrán igualar a sus contendientes, pero están cerca de hacerlo desde otras aristas. Aprender de los mejores puede darles luces a los pequeños.

Publicar un comentario