Redacción La Pizarra del DT

La exigencia del fútbol actual requiere jugadores polifuncionales. Los profesionales, en los últimos tiempos, también tienen que serlo. Mientras más recursos tengan las opciones de desempeñar más funciones se multiplicarán. Víctor Zaferson Mendoza (Lima, 1978) es periodista desde 1998 y ejerce este oficio con el de buscador de talentos (scout en inglés) desde 2001, cuando lo contactaron del Bayer 04 de Alemania. Hoy es scout independiente y periodista de Diario de un Scout.

¿Cómo ves el periodismo deportivo de hoy?

Lo veo con una profesión muy amplia y con un inmenso campo por explotar. Para mí, el periodista no debería centrarse solo en hacer cobertura diaria o en buscar primicias. Se puede trabajar haciendo investigaciones por largo tiempo, realizar consultoría para empresas que requieren información precisa y específica que no se publica, entre otros rubros. En el mercado sudamericano se puede explotar todo esto, pero se necesita gente con deseos de hacer proyectos diferentes. Nos quedamos en el día a día y eso desacelera todo o no permite que los procesos avancen. Es muy importante saber inglés, redactar correctamente, leer mucho y ser como una esponja para absorber todo lo posible.

¿Se puede ejercer como periodista y scout en paralelo?

Sí, por supuesto. Puedes trabajar para un medio y colaborar haciendo investigaciones para empresas en el extranjero que contratan personal para que se realicen trabajos de identificación y seguimiento. El trabajo del scout es my amplio. Yo me dedico desde 2001 a buscar talentos, a identificarlos y a hacer reportes de ellos para empresas o personas que compran información detallada. Soy básicamente un alimentador de base de datos. A esto me dedico hace 15 años.  Hay otro tipo de scouts, que son los que trabajan para federaciones, clubes y agencias. Ellos, por ética, no deberían trabajar en medios porque surge el conflicto de interés. No puedes juzgar a un jugador que manejas o representas.

¿Cuáles son las ventajas del trabajo de un scout en el deporte peruano?

Son múltiples. Vivimos en un país en el que el trabajo formativo es deficiente, entonces se necesita gente que trabaje moviéndose por los lugares en los que haya actividad deportiva. Puedes ver a mil chicos en una prueba y solo rescatas a uno. Ocurre en el Perú y en todos lados. Aparecen chicos muy talentosos que no pueden llegar al fútbol profesional por falta de espacio, entonces se dedican al deporte de manera aficionada. Necesitamos más gente que identifique talentos para trabajarlos mejor hacia el profesionalismo.

¿Cuál es tu labor específica como scout?

Buscar jugadores todo el tiempo. Me amanezco viendo partidos y hago los reportes. Cuando empecé a trabajar para el Bayer 04 desde Lima aprendí procesos desconocidos. Tenía contacto con gente en todo el mundo (éramos como 120) y esos contactos hasta hoy me sirven. Hablo con ellos frecuentemente. Son periodistas y scouts de Europa, Asia y Norteamérica básicamente. Así llegué a Andrés ‘Rabona’ Vásquez en 2002, a Cristian Benavente y Alfredo Morales en 2007, a Joao Ortiz en 2014 y a Gianluca Lapadula en 2015, por citar a los más conocidos. El trabajo de scouting se realiza hace décadas en otros países, pero en el Perú los clubes y la federación lo hacen de manera informal, lo ven como un gasto, así es complicado hacer trabajos efectivos.

¿Qué cualidades necesita tener un scout?

Ser muy curioso, obsesivo y tener mucha paciencia. Que le guste investigar, ver los partidos, realizar análisis individuales y colectivos, y ser muy tecnológico. Es muy importante saber inglés, además del idioma nativo, porque rompe barreras. La idea es profesionalizarlo en el Perú y en otros países del continente. Necesitamos gente capacitada para realizar esta importante función. Felizmente cada día hay más interesados en el tema. En Perú las cuentas de Twitter Embajadores Criollos (de Adrián Cabrejo y su equipo de scouts) y De Sangre Peruana (de Daniel Romero) hacen un trabajo extraordinario hace años. Para mí son de alto nivel. No tienen nada que envidiarle a los scouts top del mundo.

¿Te sigues considerado periodista o eres más scout hoy?

Cuando trabajo como periodista me siento scout y cuando ejerzo como scout me siento periodista. Los dos van de la mano. La experiencia como periodista me sirve mucho para ser scout. Es como un trabajo periodístico. La gran diferencia es que no se queda en lo informativo. Es una obligación investigar a fondo, rastrear, hacer seguimiento, es un proceso muchas veces muy largo. Finalmente, el jugador identificado que reúne las cualidades decide si quiere representar al Perú o no, pues me he especializado más en el seguimiento a los futbolistas con raíces peruanas.

¿En algún momento te dedicarás de lleno a ser scout?

Sí, es la idea. En el mercado peruano es complicado por el subdesarrollo que existe. Pero para gente en el extranjero lo hago desde 2001. Además de los alemanes del Bayer he colaborado para suecos, daneses, serbios, croatas, turcos, argentinos y estadounidenses. Es un trabajo de altísimo nivel y sigo aprendiendo mucho de la gente con la que tengo contacto. Ellos son mis maestros en esto.

¿Cuál es tu objetivo como scout?

Que las selecciones peruanas tengan la opción de ampliar el universo de los jugadores elegibles. No alcanza con los futbolistas del torneo local. Necesitamos buscarlos afuera. Muchas selecciones nos han sacado ventaja en este proceso. Para que el trabajo sea efectivo es necesario un equipo amplio de scouts, como un comando técnico, pues una sola persona no lo puede hacer. Si para el 2018 o 2022 logramos incorporar a las selecciones nacionales al menos a cinco jugadores del exterior por año será un gran paso.

¿Has tratado de ser agente o representante de jugadores?

En algún momento, cuando trabajaba en El Comercio, me interesé en saber más, por luego desistí. Representar jugadores y negociarlos no es fácil, porque tienes que lidiar con los padres, con los clubes y con los mismos jugadores que a última hora no quieren firmar nada cuando minutos antes habían aceptado todo. En un segundo se cae una negociación de seis meses o un año. Es muy estresante. Por eso hoy hay tantos intermediarios. No es lo mío.

Víctor Zaferson es periodista con estudios de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Martín de Porres. Estudió el Máster en Gestión Deportiva en el Instituto Johan Cruyff de Lima. Trabajó en Don Balón, Peru.com, Bayer 04, CMD, El Comercio, Depor, Goal.com y DeChalaca.com. Realiza trabajos de consultoría para scouts del extranjero y para la agencia Total Football de Málaga, España. Ha colaborado con la revista Fair Play del periodista peruano Eddie Fleishmann. Desde 2015 es editor de la revista Diario de un Scout y es docente en ISIL. En 2011 colaboró con el escritor chileno Juan Pablo Meneses en la elaboración del Libro Niños Futbolistas. Capítulo IV: El Contacto. 

El scout está ofreciendo un curso de Scouting Internacional en el Fútbol:


Si estás interesado o quieres más información, escribe a [email protected] 

Publicar un comentario