Valentín Pérezlindo (@Valenp94)


Ricardo Caruso Lombardi volvió a salvar a otro equipo: Sarmiento de Junín. Anteriormente lo había conseguido con Argentinos, Newell’s, Racing, San Lorenzo, Tigre, Arsenal y Quilmes. Aunque falló una vez con este último, en 2011. Siempre con polémicas, claro, porque al parecer Caruso tiene aún unos líos por resolver con Arsenal de Sarandí, la última institución en la que trabajó.

¿Cómo arrancó a ser técnico Caruso Lombardi? ¿Cuáles fueron sus primeros equipos? En el conocimiento popular se sabe que sus primeros pasos en Primera División fueron en la banca de Argentinos Juniors, allá por 2007. Pero entonces habían transcurrido más de diez años desde sus inicios como director técnico. ¿Cuántas veces hemos leído o escuchado al respecto? Esos primeros años en el ascenso son difusos, con información difícil de recopilar. Sin embargo, hubo un Caruso Lombardi que al principio era sólo un personaje particular del ascenso.

Sus primeros días como entrenador los recuerda el mismo Caruso Lombardi, en una nota que tuvo con la revista El Gráfico hace un par de años: "En Primera, abril del 94, con Defensores de Belgrano. Hugo Bargas era el técnico y se fue faltando seis fechas. Yo estaba en la Reserva hacía unos meses y me preguntaron si me animaba a dirigir. Estaba complicado con el descenso, pero me la jugué. Perdimos en el debut contra Chacarita, 1-0 con gol del Gatito Leeb en el Monumental. ¡Qué estadio para el estreno! Arranqué a lo grande. Después perdimos 2-0 con Argentino de Quilmes en la barranca, y pensé “Ya está, debut y despedida”. A la fecha siguiente llegó el primer punto con Argentino de Rosario y sobre el final metimos tres triunfos al hilo: Almagro, San Miguel y Cambaceres, y no sólo nos salvamos del descenso, sino que nos clasificamos al octogonal, donde nos eliminó Atlanta". Tal como cuenta, los partidos iniciales fueron la fiel expresión de su carrera misma como director técnico. En la temporada 1994/95 continuaría en el club, finalizando 9º en el Apertura y 8º en el Clausura de la B Metropolitana. La primera experiencia de Caruso Lombardi como técnico fue satisfactoria: 42 partidos en Defensores de Belgrano con 13 victorias, 18 empates y 11 derrotas.



Para la temporada 1995/96, el hombre conocido como "el Tano" para propios y extraños fue llamado a ser el técnico de Sportivo Italiano, paradójicamente. Allí comenzó a verse su habilidad para los grandes desafíos, obteniendo el Apertura y finalizando 4º en el Clausura. Disputó la final ante Almagro, campeón del segundo torneo, y tras empatar en dos ocasiones, se impuso el 28 de mayo de 1996 por 2-0 en cancha de Platense y ascendió a la B Nacional.

Tras ese logro, la carrera de Caruso Lombardi sufrió una caída. Aunque la información no es precisa, para mediados de 1996 el técnico asumió el mando en Temperley, recientemente ascendido a la B Nacional. El Celeste sumó apenas 11 puntos en 16 partidos de su zona y el técnico se alejó antes de fin de año sin dejar un buen recuerdo. En marzo de 1997 se hizo cargo de Estudiantes de Caseros, quien se encontraba en la B Nacional participando de la llamada "zona permanencia". Tras sumar 20 puntos en 12 partidos, el Pincha se salvó del descenso. Para la temporada 1997/98 permaneció en el equipo, donde hizo una buena primera parte de torneo y clasificó a la "zona campeonato". Sin embargo, en marzo de 1998, Caruso se alejó de la institución. Atrás dejó 42 partidos con 17 victorias, 14 empates y 11 derrotas.

Esos meses de Caruso Lombardi tenían muchos vaivenes. Es por eso que no sorprende que al poco tiempo de dejar el club de Caseros haya decidido volver a Sportivo Italiano. El club se encontraba aún en la B Nacional, disputando la zona permanencia. Italiano sumó 21 puntos en 14 partidos, pero no alcanzó y descendió a la Primera B Metropolitana. El técnico se quedó un tiempo más, pero al cabo de 11 fechas (4 victorias, 4 empates, 3 derrotas) volvió a irse para tomar las riendas de Estudiantes una vez más, llegando a noviembre de 1998.

La campaña de Caruso Lombardi en Estudiantes de Caseros, en esta ocasión, fue desastrosa. El equipo obtuvo muy malos resultados, y aunque no hay mucha información al respecto, el Pincha finalizó la temporada 1998/99 en la última posición y descendió a la B Metropolitana. El Tano permaneció un tiempo sin trabajar. En abril de 2000 volvería al ruedo, sentado en el banco de suplentes de Platense. Aunque hoy el club parezca instalado en el ascenso, en aquellos años jugó en Primera hasta 1999, año donde finalmente descendió de categoría. Los resultados de Caruso no fueron los mejores, y por eso se marchó tras 17 partidos (6 victorias, 3 empates, 8 derrotas) en noviembre del 2000: "El entrenador de Platense, Ricardo Caruso Lombardi, que fue despedido tras la derrota, tuvo que soportar distintas agresiones, entre ellas, un zapatazo de un plateísta que el DT devolvió", dice este viejo artículo de La Nación.

A mediados de 2001 comenzaría un nuevo ciclo al frente de El Porvenir, en la B Nacional. El equipo tuvo un excelente Apertura, permaneciendo invicto hasta la fecha 19. Finalmente culminó 9º en ese campeonato con 9 victorias, 11 empates y 4 derrotas. En febrero del 2002, tras vencer 2-1 a Gimnasia de Entre Ríos como visitante, el DT se alejaría de la institución por problemas salariales.



El siguiente trabajo de Caruso Lombardi fue en All Boys, al comenzar la temporada 2002/03, en la dura B Metropolitana. En el Apertura finalizó 4º con 40 puntos, a sólo cinco de Ferro (el campeón). Luego sumaría 24 puntos en 14 partidos del Clausura y clasificaría al reducido por el ascenso. Allí superó en 4tos de final a Sportivo Italiano y en semifinales a Deportivo Morón. En la final superó a Central Córdoba de Rosario y así logró disputar la promoción por el ascenso contra El Porvenir. En el partido de ida igualó 1-1 como local y en el partido de vuelta, al igualar 1-1 como visitante, perdió la posibilidad de ascender de divisional. Atrás quedaron situaciones insólitas como estas: "El agónico empate de Monje pareció calmar las aguas; al menos, los hinchas de All Boys ya no insultaban al DT. Pero Caruso Lombardi habló con la prensa y sus palabras fueron seguidas de cerca por los hinchas a través de varias radios partidarias: "Presento la renuncia, no estoy preparado para ser insultado los 90 minutos. Mi familia ya no puede venir a la cancha. Estamos segundos y perdí un solo partido. No quiero pensar lo que sería si hubiese perdido tres... me hubieran matado. All Boys no está preparado para tener un técnico en serio; siempre tuvo drogadictos o tipos que les pagaban a los barrabravas. Se la tendrían que agarrar con los que llevaron al club a esta situación. Ya se van a dar cuenta de lo que perdieron". Caruso salió del vestuario y un grupo de 10 hinchas lo increpó; de repente, alguien le dio un golpe de puño en la nariz y lo cortó; salieron sus colaboradores y se enfrentaron con los barras, mientras la policía intentaba separar. Cuarenta minutos más tarde, el DT salió custodiado por algunos policías y un grupo de hinchas, que lo acompañaron dos cuadras hasta el estacionamiento donde estaba su vehículo. En el camino, los violentos volvieron al ataque, en la calle Alcaraz; hubo forcejeos, pero no pasó a mayores", como se lee en esta nota de La Nación. Caruso Lombardi continuó en el club de Floresta para el Apertura 2003 de la B Metropolitana, pero una propuesta de Tigre lo hizo irse antes de finalizar el certamen. Fueron 60 los partidos dirigidos en All Boys, con 24 victorias, 25 empates y 11 derrotas.

El 29 de noviembre de 2003 Caruso debutó en el banco de Tigre, perdiendo 4-0 ante Platense por la B Metropolitana. Dirigió apenas 5 partidos en el Apertura, finalizando 12º, y todo el Clausura 2004, culminando 16º y dejando atrás una mala temporada. Sin embargo, la 2004/05 fue la que depositó al técnico en los medios nacionales más importantes. Tras ser campeón del Apertura y campeón del Clausura, este último en forma invicta, Tigre ascendió a la B Nacional de manera inobjetable. Eran días donde el ténico se animaba a compararse con José Mourinho, el portugués que había hecho campeón al Chelsea de la Premier League con números muy parecidos a los de Tigre. Caruso Lombardi se quedó en el Matador hasta finales de 2006, con un balance de 123 encuentros dirigidos: 58 victorias, 41 empates y 24 derrotas.


Lo que sigue es más conocido. A partir de 2007 Ricardo Caruso Lombardi comenzó su camino en Primera División, convirtiéndose en un técnico famoso por ser "sacapuntos". Comenzó con 24 partidos como DT de Argentinos Juniors. En septiembre del 2007 asumió en Newell's, al que dejó tras 28 partidos y una lucha ardúa por no descender. En 2009 se hizo cargo de Racing (24 partidos), al que también ayudó a engrosar el promedio. En 2010 dirigió 37 partidos a Tigre. En 2011 a Quilmes (15), descendiendo a pesar de sumar una buena cantidad de puntos. En 2012 a San Lorenzo (25), al que también ayudó a evitar el descenso. En 2013 realizó la misma labor en Argentinos durante 34 partidos, y en 2014 volvió a Quilmes por 17 encuentros. A mediados de 2014 se hizo cargo de Tristán Suárez, al que llevó a la final del reducido por el ascenso donde fue derrotado por Villa Dálmine. El último trabajo fue el año pasado, en Arsenal, durante 20 compromisos. Ahora se viene la etapa en Sarmiento de Junín. Pero para conocer el presente, es bueno conocer el pasado. Y el de Caruso Lombardi está lleno de emociones y un recorrido incansable por el ascenso argentino.

Publicar un comentario