Por: Gabriel López (@Gabriel_1021)

En el mundo del fútbol hay algo que caracteriza a los jugadores sudamericanos y es la garra, que les hace vivir el juego con mucha pasión. Por supuesto, si hablamos de la palabra “garra”, hay solo una selección que la pone en práctica siempre por encima de todas las demás: la de Uruguay. Todos los futboleros sabemos que “La garra Charrúa”, significa dar todo en el campo y de lograr victorias imposibles… como aquella en el mundial de 1950 en Brasil, donde la victoria celeste fue bautizada con el “Maracanazo”, con goles de Schiaffino y Ghiggia para derrotar a los favoritos 1-2 y así, celebrar su segunda Copa Mundial en la historia.

Con el pasar de los años se fue creando ese espíritu ganador y copero que tenía la selección de Uruguay. Además, lo ha seguido reafirmando durante la historia al ser el equipo más ganador de la Copa América, levantando en 15 ocasiones el trofeo más antiguo del mundo del fútbol a nivel de selecciones. Para que un equipo gane, en la mayoría de las veces, necesita grandes delanteros y eso es un punto que le he bastado y sobrado a Uruguay durante los últimos tiempos.

Walter “El Rifle” Pandiani, Sebastián “El loco” Abreu y  Álvaro “El chino” Recoba son algunos de los grandes jugadores que pasaron por Uruguay dejando grandes actuaciones durante su estadía en clubes y selección. Hablando más de la actualidad tenemos a Diego Forlan, quién es el jugador que ha vestido más la camiseta de la selección de Uruguay con 112 y que en 2010 recibió el premio a mejor jugador del Mundial de Sudáfrica.

Uruguay, en estos momentos, posee quizás la mejor dupla de todo el fútbol sudamericano: Luis Suárez y Edison Cavani. Lucho, es el máximo goleador en la historia de Uruguay con 46 goles. El delantero es estrella de su actual equipo el Barcelona FC de España y con el cual ha destrozado todos los records desde que arribó al plantel.

Suárez es recordado por anécdotas buenas y malas en la selección, como por ejemplo, la mordida que le propinó a Chiellini en el Mundial de Brasil 2014 lo que significó una suspensión de casi un año completo sin jugar para su país y también es recordado por su mano milagrosa ante Ghana en 2010 lo que le permitió seguir con vida a Uruguay en el mundial y posteriormente conseguir el podio de la Copa.

Por otra parte, tenemos a Cavani quien es un jugador que no ha podido mostrar todo su potencial en la selección quizás por un tema más mental que físico, porque en el PSG es goleador y pieza clave del 11 de Laurent Blanc, pero que aun así por el simple hecho de tener grandes números y ser determinante en el equipo parisino y antes en el Napolés de Italia, es un fijo en el 11 del profesor Tabárez.

Asimismo, tenemos a Abel Hernández que debutó con la selección mayor en 2010 pero terminó quedándose un poco estancado en cuanto a lo que podía hacer y demostrar dentro del campo...“la joya”, cómo le conocen se ha venido oxidando y ha perdido el brillo de sus inicios.

Entonces es aquí cuando nos tenemos que hacer la pregunta ¿qué pasó con la promesa del fútbol uruguayo Nicolás “Diente” López?

Por allá en 2013 se jugaría el sudamericano sub-20 en Argentina, el cual ganaría la selección de Colombia. En dicho torneo hubo un goleador de raza y que fue determinante en cada uno de los partidos de la selección de Uruguay: Nico López.



El delantero logró convertir 6 tantos en 9 partidos y logró llevar a su equipo al mundial de la categoría ese mismo año en Turquía. El delantero centro se alzó con el balón de plata del torneo. Durante ese sudamericano también participó Diego Rolán, quien marcó 4 goles y junto al Diente López fueron los jugadores más importantes de los charrúas.

Ambos jugadores prometían ser los delanteros que comandarían la nueva generación del fútbol uruguayo pero solo Diego Rolan ha sido convocado a la selección mayor.

El problema principal es la competencia que hay en los puestos de arriba… en cualquier equipo con una delantera con Cavani y Suárez no hay espacio para nadie, pero a la hora de un cambio revulsivo ¿por qué Rolan y no López?

Las características de Nico son llamativas porque es un delantero que se sabe mover muy bien de cara al arco y tiene un instinto para desmarcarse y jugar con espacios que pocos tienen. En el mundo del fútbol solo Cesc Fábregas es el único jugador en jugar al espacio mejor que el Diente López.

Además, Nico te da muchas opciones de gol por su estilo de pivoteo y desmarque y eso es de mucha importancia en cualquier equipo. Quizás la respuesta más sensata para entender que aún no haya debutado en la selección mayor y digo aún porque estamos hablando de un jugador que tiene solo 22 años… es la forma que contrasta el estilo de juego de Uruguay con el joven jugador.

Para poner un ejemplo, Nacional de Uruguay depende en un 70% del juego de Nico López para poder fabricar una jugada de gol, debido a que apuesta por los pases entre líneas y como se explicó anteriormente, López tiene como mayor virtud el desmarque entre los defensores. Es por ello, que quizás por ahora no tenga espacio en el esquema del profesor Tabárez, porque Uruguay no busca los espacios entre líneas sino apuesta por el juego de las bandas y cuenta con dos delanteros que se saben mover muy bien por las bandas.



El Diente López cuando le toca salir de su zona de confort se le notan sus falencias como jugador y en los equipos que ha estado en Europa (A.S. Roma y Udinese) le tocó jugar mucho como extremo y lo único que le ayudaba era su velocidad para encarar, pero no podía mostrar todo su potencial, porque es un jugador más de finalizar la jugada que de comenzarla.

Aun así, su paso por Europa le permitió volver a Sudamérica mucho más maduro y eso lo demuestra partido a partido. Actualmente tiene 10 goles en 14 partidos jugados contando torneo local y competencias internacionales, siendo el mejor jugador en estos momentos del fútbol local de Uruguay.

Ahora bien, con un esquema como el que presenta Nacional de Uruguay le permite explotar todo su juego a Nico López. Desmarcarse, correr, pivotear y saber moverse de espalda al arco. En la selección sub-20 de Uruguay el equipo jugaba para él y esto es lo que sucede en Nacional… el líder es López y esto le permite hacer y deshacer en los partidos. Gustavo Munúa, actual entrenador de Nacional, sabe que la mejor versión del delantero se ve dentro del área y es por ello que la forma de juego gira en torno a su “9”.

En la Copa Libertadores actual, Nacional ha marcado la mayoría de los goles con jugadas verticales donde Nico ha sabido resolver por su gran definición, pero también ha marcado muchos goles con jugadas que comienzan en la banda y terminan con un balonazo dentro del área. El Diente es un delantero que necesita un gol para poder brillar y quizás eso lo perjudica, porque cuando no marca desparece mucho dentro del campo.

Claro está que al equipo de Oscar Tabárez le ha funcionado su táctica y su forma de jugar, por lo cual el profesor no va a pensar en ningún momento cambiar el estilo para que un jugador se acople… entonces la tarea de Nico es seguir trabajando duro y tratar de mejorar su juego en todos los aspectos para poder decir presente en Uruguay, aún es muy joven (22 años) y todos sabemos que lo mejor de López todavía no se ha visto… cuando un jugador no tiene límites siempre será recompensado.

Tarde o temprano López va a vestir la camiseta de su país a nivel mayor y podrá mostrar todo su nivel y así callar bocas de quienes ponen en duda su compromiso. Ya lo está demostrando en su club Nacional, en donde se fue por la puerta de atrás peleado con todo el mundo por diferentes disputas y volvió para borrar esa imagen que tenían sobre él… y lo está logrando y pagando con goles.


Publicar un comentario