Con una final de Champions League a la vuelta de la esquina, el Atlético de Madrid busca ganar su primer título en ésta competición ante su vecino y poco querido rival: el Real Madrid


Por: Miguel Godoy (@ElHorMigo)

Desde la llegada de Diego Pablo Simeone en diciembre de 2011 a la entidad rojiblanca, el equipo se ha caracterizado por ser rudos, precisos y con una capacidad de reacción enorme, todo esto principalmente enfocado en la defensa. Y es que el “Cholo” apenas llegar, contaba con jugadores de los cuales se dudaba mucho defensivamente, nombres como: Godín (recién llegado del Villareal en 2010) Miranda (un recién llegado también), Perea, Álvaro Domínguez y Antonio López, estos dos últimos canteranos y de los cuales más tiraba por confianza el técnico anterior: Gregorio Manzano. Ese año la mejora en la última línea fue notable gracias al nuevo DT, el Atlético se posicionó en el quinto lugar a finalizar la temporada y se consagró campeón de la Europa League. La mejora del equipo solo comenzaba, en los años siguientes: lograron consagrarse entre los mejores de Europa, con una línea defensiva inmejorable y un central que comenzó a valorarse cada vez más: Diego Godín. 

“El faraón” como se le conoce, tomó un nombre bastante importante en la línea defensiva de los colchoneros, junto a Miranda. Godín no le tomó mucho tiempo adaptarse a lo que el técnico esperaba de él, “La clave del partido pasó por la defensa, lo que está haciendo hoy en día Diego (Godín) es impresionante” Decía el Cholo en la 2012/13, campaña en la que le entregó la batuta de la línea defensiva, pues el uruguayo tuvo actuaciones memorables, jugaba con rudeza y su mentalidad parecía inquebrantable, a pesar de ir por debajo o por arriba en el marcador jugaba y marcaba cada balón como si fuera el decisivo en cualquier partido. Varios equipos grandes de Europa lo tentaron.Campaña tras campaña parecía ser mejor central, en mi opinión entre los 4 mejores del mundo.

Par de temporadas después, al finalizar la 2014-2015 el defensor brasileño Joao Miranda apuntaba a abandonar el equipo del Manzanáres con rumbo hacía Italia, la gran pregunta era: ¿Quién será el elegido para sustituirle?

Durante el verano del 2015 sonaron una gran cantidad de nombres para rearmar la defensa del Atleti, pero Simeone ya tenía su sustituto: José María Giménez.

José María Giménez, el uruguayo de 18 años era la gran apuesta del DT argentino, en el 2013. Su fichaje se leía como una apuesta a futuro, muchos pensamos qué se iría cedido y lucharía desde afuera por un puesto en el club de la capital española, pero no fue así. El "Cholo" se encontró en la necesidad de hacer debutar a éste joven uruguayo en septiembre del mismo año de su llegada, debido a las lesiones que auparon la defensa colchonera. Se cuestionó la decisión de qué un chaval fuera una gran apuesta para recambio, nadie creía que un central con su edad pudiese aguantar la intensidad con la que trabajaba (aún lo hace) el Atlético de Madrid y ese día el uruguayo dejó a más de uno con la boca abierta. Alto, corpulento y con un buen timing, esa fue la primera impresión que dejó Josema en su debut. Después de allí nadie dudó de que los colchoneros tenían un central para el futuro. A pesar de su corta edad, la forma en que jugaba hacía olvidar a cualquiera fuese el ausente en la defensa y no era un trabajo sencillo, pues Godín y Miranda no eran para nada fáciles de reemplazar.

Comenzó la temporada 2015/16. Gracias al buen rendimiento dado por Giménez en la campaña pasada y la actuación que tuvo en la Copa del Mundo de Brasil con tan solo 20 años, ya no era de dudar quien iba a ser el compañero perfecto de Godín.

La historia de amor entre estos “siameses” (como los llamaron en el diario Ovación de Uruguay) comenzó con una lesión de Miranda, dónde la dupla de uruguayos se encontró por primera vez juntos en defensa. Parecían complementarse, cuando Giménez se adelantaba a cortar un balón, Godín se adelantaba a corregirle, y cuando era el turno de Godín, Giménez hacía lo mismo que su compañero con una mentalidad fría y calculadora. Los colchoneros parecían confiar ciegamente su parte trasera a éste par de charrúas.  En una entrevista concedida por el portal web de la FIFA, Giménez comentó sobre Godín: “Es un padre en la cancha, un hermano mayor. Es como el profesor y yo el alumno” y su “padre” futbolístico también le contestó: ¿Yo profesor? No. Yo no le voy a enseñar a jugar al fútbol, pero sí trato de aconsejarlo para bien. Me veo reflejado en él, porque yo también empecé muy joven, así que intento transmitirle mi propia experiencia”. La relación entre Godín y Giménez no parecía ser mejor, actuaban juntos los fines de semana en España y luego lo hacían internacionalmente con los colores de Uruguay.

Se empezó a hacer más regular la aparición de éste par en los tramos finales del 2015, con una actuación estelar de la pareja de centrales en el derbi contra el Real Madrid, partido que terminó 4-0, con un gol de Josema. Era curioso, pues esta dupla de centrales no parecía responderle al "Cholo" únicamente en defensa, en el tiempo que los delanteros andaban con la pólvora mojada, Diego o Giménez respondían con goles.

En la campaña que hoy transcurre (2015/16) los uruguayos han sido claves, con goles y actuaciones defensivas memoriales para mantener el arco del Atlético de Madrid como uno de los menos goleados en Europa. Lamentablemente no todos los partidos han podido ser compartidos por ésta dupla, las lesiones de uno u otro impidieron que se consolidasen ambos como la mejor defensiva del año, sin embargo gracias a sus actuaciones a lo largo de la temporada le han dejado claro a Simeone quienes deben ser sus centrales titulares.

A pocos días de la final de la UEFA Champions League en Milán, y con un recuperado Godín, pareciese que la dupla vuelve al ruedo y que alegría para el Cholo, pues su muro defensivo estará más sólido, lo que le permitirá liberar un poco de presiones a los mediocampistas para ir al ataque. Pero siendo Simeone tan ocurrente ¿qué se podría esperar? Lo que sí se puede esperar es una actuación de garra, casta y corazón de estos centrales, para darle su primera Champions a los rojiblancos.

También se acerca la Copa América Centenario y la actuación de éste par junto a Luis Suárez será vital para los charrúas en su periplo por ésta competición.

No hay que perderles de vista. Mientras más partidos acumulen juntos se vendrá consolidando lo que pudiese ser la mejor dupla defensiva de Sudamérica y Europa y, por consiguiente, la mejor del mundo. Ojalá el tiempo les permita seguir uno al lado del otro, claro también sus equipos, puesto a que ambos son bastante codiciados por los mejores clubes del mundo. Uno por su juventud e innegable futuro y el otro por su jerarquía y grandes actuaciones. Toca seguirlos y a esperar lo mejor de ésta dupla de “siameses”.

Publicar un comentario