Gabriel López (@Gabriel_1021)


Sevilla F.C. de España ha logrado una hazaña histórica, convirtiéndose en el primer equipo que gana 3 veces consecutivamente la UEFA Europa League (anterior Copa UEFA). Desde 2014 hasta 2016 el dominio ha sido total en esta competición y han brillado jugadores como Carlos Bacca, Iván Rakitic, José “La Perla” Reyes y Kevin Gameiro.

En el año 2015, el Sevilla enfrentó al sorpresivo Dnipro liderado por Konoplyanka quien al año siguiente ficharía con el equipo español. En aquel partido Bacca fue el goleador, pero muchos olvidan el MVP del encuentro, según las autoridades de dicha competición: Éver Banega, mejor conocido como Tanguito.

El jugador argentino llegó en 2015 al Sevilla, procedente del Valencia. En Mestalla fue dirigido por Unay Emery y fue él quien solicitó su fichaje para los andaluces. Banega, le ha tocado luchar y estar en constantes demostraciones de su nivel y estilo juego ante la afición y la prensa que lo subestiman en ciertas ocasiones.

Ahora bien, analizando tácticamente los movimientos de Banega en la cancha, nos encontramos con un mediocampista todoterreno que tiene marca, pase, pegada y la inteligencia necesaria para manejar los tiempos de juego de su equipo. El argentino es un jugador que habla poco y no muestra esa garra que caracteriza a los argentinos, pero realiza un trabajo silencioso que cualquier DT quisiera tener en su equipo.

Uno de los grandes problemas que ha tenido el mediocampista en su carrera son las benditas lesiones, que le han alejado mucho tiempo de las canchas. Aun así, cuando Éver Banega está al 100% es un jugador muy importante para el Sevilla. Él representa el pase claro y las buenas salidas del equipo, ya que no es un jugador veloz en cuanto a lo físico, pero mentalmente pareciera estar siempre por delante de la mayoría de sus rivales.

El mediocampista se crece ante los retos y los equipos grandes. Durante su etapa en el fútbol español ha brillado en partidos contra Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid, entre otros. Por otra parte, hay que entender que no es un jugador que vaya a liderar las estadísticas de goles y asistencias durante una temporada, pero sí va a estar presente entre los jugadores que más pases logrados y contactos con el balón tienen en cada uno de los encuentros.

En la actual temporada, solo lleva 9 goles, igualando los mejores números para él en un año. Ha realizado 87 disparos, en los cuales 35 han ido con dirección al arco. Además, lleva 7 asistencias en todas las competiciones. Estos datos avalan la teoría de un jugador que no es determinante desde los números y es por ello que, lo de Banega es un trabajo que más allá eso.

No tendrá el marketing que la mayoría de los jugadores hoy día, pero si sabe mercadearse y manejarse muy bien dentro del campo con lo que se le pide. Emery, en la final ante el Liverpool le dio toda la responsabilidad, como durante todo el año, para poder llevar el equipo hacia adelante. El primer tiempo, el Sevilla quedó desdibujado en el campo por la buena marca en zona que le hicieron al mediocampo de Sevilla. Banega no encontró la manera en romper esa muralla.



El segundo tiempo fue distinto y los andaluces le dieron un baño y repaso a los ingleses… y ¿quién fue el artífice de ello? Éver Banega. Desde su entrada en el juego de ataque le permitió a Vitolo y Coke liberarse y comenzaron a jugar el fútbol que ellos saben y conocen. De hecho, Coke hizo un doblete y sentenció la final. Tanguito, recuperó 8 balones, ganó 5 faltas y dio alrededor de 17 pases cortos en jugadas que terminaron en ataques del Sevilla.
En los últimos meses se ha hablado mucho sobre el futuro del jugador y de hecho, en el postpartido hubo noticias y rumores sobre que el posible fichaje del jugador por el Inter de Italia es un hecho. Aun no hay nada seguro y él no dio pistas sobre su futuro en sus declaraciones, pero el entorno del jugador (su representante) dio a entender que hoy fue su penúltimo partido con la institución y se despediría de su afición y sus compañeros en la final de la Copa del Rey ante el Barcelona.
Con la selección mayor de Argentina no ha tenido las oportunidades necesarias para poder afianzarse. No estuvo presente en el último Mundial de Brasil 2014 y apenas su participación más reciente con la mayor había sido la Copa América de Argentina.
En la última Copa América de Chile fue parte del equipo, gracias a su gran actuación en Europa con su club, pero no es visto como ese jugador clave que maneje los tiempos y los hilos del partido como en Sevilla. Javier Mascherano es el dueño del medio campo albiceleste y parece ser insustituible sea cual sea el director técnico de turno.

Para la Copa América Centenario, Banega fue incluido en la lista preliminar de 40 que dio Gerardo “Tata” Martino y ojalá que, sea parte de la plantilla oficial del torneo. Argentina ganaría un jugador mucho más técnico y meticuloso en la cancha que el jefecito y además, un tipo que te puede sacar las patas del barro con un gol desde fuera del área o a balón parado. 

Publicar un comentario