Por: Luis Antonio Rodríguez (@Isseckson4)

Hablar de confianza  es hablar de una hipótesis de la conducta futura de un individuo. El C.F. Pachuca se ha caracterizado en los últimos años por ser un club que da prioridad a sus fuerzas básicas en la búsqueda de talento. Jesús Martínez Patiño encontró en 2007 la entrada al mercado europeo con la venta del colombiano Aquivaldo Mosquera al Sevilla de España (10 M €), en 2013 vendió al mexicano Héctor Herrera al FC Porto de Portugal (10 M ) y en 2014 vendió al ecuatoriano Enner Valencia al West Ham de Inglaterra (25 M ).

Martínez depositó su confianza en las fuerzas básicas, se decidió por invertir en la Universidad del fútbol, un complejo que busca la formación integral de jugadores, durante el proceso de formación, los jugadores trabajan con Psicólogos, Nutriólogos, entrenadores, tienen hospedaje en casa club y sobretodo, tienen la oportunidad de estudiar una carrera universitaria.

Este modelo de trabajo ha rendido frutos, constantemente los equipos sub 15, sub 17 y sub 20 son protagonistas en sus respectivos torneos de liga. Esto ha generado que los visores de las selecciones menores de México se fijen en ciertos jugadores, convirtiendo al Club Pachuca en base para la formación de escuadras mundialistas, para el Mundial sub 17 de Chile 2015, el técnico Mario Arteaga convocó a Fernando Escalante, Nahúm Gómez, Edwin Lara, Pablo López y Francisco Venegas, para el Mundial sub 20 de Nueva Zelanda 2015, el técnico Sergio Almaguer convocó a Osvaldo Rodríguez, Erick Gutiérrez, Mauro Laínez, Hirving Lozano y Guillermo Martínez.

Alguien que es fundamental en este gran trabajo de fuerzas básicas, es Marco Garcés, un ex futbolista que estudió la carrera de Ciencia y Fútbol en la Universidad John Moores de Liverpool, Inglaterra. Sus conocimientos son sobre todas las ciencias aplicadas al fútbol, como la fisiología, biomecánica, nutrición, psicología y análisis de juego, él es el responsable de implementar en el club todos los avances científicos que se registren en el mundo, un sistema de trabajo innovador en el fútbol mexicano.


El éxito del primer equipo

Actualmente, el Club de Fútbol Pachuca está instalado en la final del torneo Clausura 2016 de la Liga BBVA Bancomer Mx, esto se debe en parte a la capacidad del Grupo Pachuca  para brindar confianza inicialmente a un técnico con una experiencia muy corta en el fútbol mexicano, con un palmarés nulo, pero con la característica de implementar un fútbol ofensivo y propositivo. Diego Alonso tuvo que pasar por una etapa de consolidación, en el torneo Apertura 2015 su equipo terminó en la posición 12 y no clasificó a la liguilla, gracias a ello, en la planeación de este torneo tomó la decisión de renovar toda su línea defensiva, dándole la oportunidad a los colombianos Stefan Medina y Oscar Murillo, al estadounidense Omar González y al mexicano Emmanuel Garcia.

El resultado de esta renovación fue positivo, junto con Guadalajara, Pachuca fue la mejor defensiva del torneo, ambos recibieron únicamente 16 goles en 17 juegos, respondiendo así a la confianza brindada por el técnico.

Los torneos apertura 2015 y Clausura 2016 sirvieron para que los jóvenes Hirving Lozano, Erick Gutiérrez y Rodolfo Pizarro se consolidaran como titulares cruciales en el equipo. Diego Alonso encontró verdaderas opciones, demostraron tener mucha calidad, los tres poseen características similares, destacan y tienen condiciones técnicas superiores a la media de futbolistas mexicanos.

Lozano aporta mucho desequilibrio, ha demostrado que es capaz de dominar ambas bandas, aporta profundidad, es muy veloz y tiene un gran cambio de ritmo, posee buen disparo de larga distancia, maneja muy bien sus dos perfiles lo que le permite ser muy difícil de marcar en el mano a mano y además tiene buen juego aéreo.

Gutiérrez tiene la cualidad de ser zurdo, lo que le permite conducir siempre erguido, tiene una gran visión de juego, muy buenos pases a larga distancia, sus condiciones permiten a Pachuca tener una transición rápida defensa – ataque y es capaz de generar descontrol entre líneas del equipo rival cuando se agrega al ataque, técnicamente es bueno, es rápido y tiene un gran disparo de larga distancia.

Pizarro tiene la cualidad de ser polivalente, puede jugar como lateral derecho, volante pegado a la banda o interior en línea de 3 mediocampistas, es un gran generador de fútbol, tiene la cualidad de que siempre recibe perfilado o gira muy bien y se planta de frente a su marcador, su ligereza y su bajo centro de gravedad le permiten ser muy habilidoso, en el mano a mano es complicado detenerle gracias a que tiene una gran técnica individual, siempre encuentra profundidad, se agrega muy bien al ataque, se asocia y da pie al juego interno y a la formación de paredes.


El éxito de los tuzos del Pachuca gira en torno a lo que sean capaces de generar éstos tres jugadores, sin embargo hay otros  como Jorge “El burrito” Hernández que destaca por su sacrificio defensivo como mediocentro, es fundamental en la recuperación del balón y cumple con sus recorridos, en ocasiones le han brindado la confianza para ser único contención.También, destaca la labor de Franco Jara, un delantero que ha estado a punto, que ha sido contundente, que sabe mucho con la pelota en los pies, tiene muy buen juego aéreo, hace grandes desmarques de ruptura y a quien Diego Alonso le dio la confianza para repetir constantemente en las alineaciones.

En términos generales, Pachuca ha crecido y a encontrado un estilo gracias a un gran trabajo de su cuerpo técnico, a la confianza depositada desde los dueños hacia el técnico y desde el técnico hacia los jugadores, encontrando una mina de oro en sus fuerzas básicas. El trabajo de Marco Garcés  y compañía ha rendido frutos y está en constante evolución, se espera que aún no llegue a su tope y sigan siendo un club exitoso.


Como información adicional, representativos de las fuerzas básicas del C.F. Pachuca ganaron la Manchester United Premier Cup en 2011, el campeonato mundial de la Danone Cup sub 15 en 2010 y la Copa Shizuoka sub 12 en 2008. 


Publicar un comentario