Agustín Vigo (@Agusvigo) e Ignacio Vigo (@NchVigo)

Güemes de Santiago del Estero se encuentra en una ciudad de 328 mil habitantes, al norte de Argentina. Su estadio cuenta con una capacidad para 11 mil personas que colman las tribunas cada fin de semana que su equipo juega de local. El 2016 es el primer año en que el equipo participa del “Federal A” tras lograr el ascenso el año pasado y anteriormente formaba parte de las Ligas Regionales. Asimismo jugará la Copa Argentina contra Boca Juniors.

Dueño de una historia de vida de película, Jorge Detona sufrió la pérdida de dos hijos pero se sobrepuso y hoy se encuentra jugando al fútbol en el Club Güemes de Santiago del Estero y enfrentará en una oportunidad única a Boca Juniors por la Copa Argentina. Jorge empezó a jugar al fútbol a los cuatro años en Deportivo América de Federación, Entre Ríos, estuvo en Estudiantes, Defensa y Justicia, Colegiales, Guaymayen, en el exterior en Chile y Bolivia, además de otros equipos del interior del país. Entre ellos se encuentra Alianza de Coronel Moldes, club que enfrentó a Independiente la pasada Copa Argentina. Sin embargo, Detona, se fue a Potosí antes del partido. La vuelta de Bolivia lo llevó a Güemes, un club que él define como institución modelo, pasional y con mucha gente. Tanto es el cariño que le tiene, que se tatuó en el pasado ascenso, en un partido final al que asistieron 25 mil personas.

¿Cómo está la ciudad desde que se enteraron que Güemes enfrentará a Boca?

Santiago hoy está conmovido por esta situación, todos te dicen “vamos que a Boca se le gana”. Los mejores elogios recibimos, no se habla de otra cosa que no sea del partido. Es un encuentro muy importante para Güemes, es imposible no emocionarte, no ilusionarte.

¿Cómo está el grupo con esta situación?

Es una inyección anímica tremenda, ojalá nos sirva para seguir mejorando, para crecer. Todo jugador de ascenso sueña enfrentar a jugadores de tanta jerarquía, no hay más que elogios hacia ellos y esperemos disfrutar del juego.

¿Hay un trabajo psicológico importante?

Sí, ayer estábamos entrenando y nos enteramos la noticia. Tenemos un psicólogo que nos ayuda junto con los profes y DT, por el lado que lo mires es una noticia positiva, te lleva a seguir progresando pero a la vez queremos darle equilibrio a las emociones ya que lo que hagamos hoy nos lleva al lugar que queremos estar mañana. Es difícil igual, nos imaginamos el partido, con quién vamos a cambiar la camiseta.

¿Cuál es el estilo de Güemes?

Somos un equipo que junta mucha gente en mitad de cancha y a partir de ahí vemos el momento que podemos golpear al rival, metiendo alguna contra y aprovechando las situaciones que nos quedan. Somos verticales, no es nuestro estilo la tenencia de pelota. 

¿Cómo crees que deben jugarle a Boca?

Es difícil cuando tenés un equipo de mayor jerarquía en frente, estamos hablando del más grande del mundo. Hoy yo jugaría haciéndome fuerte en mitad de cancha, con las líneas defensivas cerradas tratando de cubrir nuestra zona defensiva y saliendo de contragolpe con nuestros jugadores que son ideales para eso. Creo que jugar de igual a igual no sería opción porque son jugadores de jerarquía y dinámica muy superior. Los tenemos que tener lejos de nuestra área, dejando que rematen de larga distancia.


La ilusión de toda una ciudad está detrás de los integrantes del equipo de Güemes que en mayo cumplirá el sueño de jugar contra uno de los equipos más importantes de Argentina. Será un día histórico para los hinchas, cuerpo técnico, dirigentes, jugadores y marcará su vida para siempre. 

Publicar un comentario