Noelia J. Lorenzo (@NJLxx)


Las selecciones juveniles de Argentina eran ejemplo a seguir en el fútbol mundial. Sin embargo se  terminó cuando en octubre de 2007, la AFA decidió finalizar con el proyecto. En ese momento la SUB 20 dominaba, tras las conquistas en Holanda 2005 y Canadá 2007.


El inicio del desastre

Humberto Grondona destruyó un  proyecto serio para darle lugar a la Generación del 86 de la mano de Carlos Bilardo. Sergio Batista, Jose Luis Brown, Oscar Garré, Héctor Enrique y Marcelo Trobbiani fueron los nombres que no funcionaron.

Pekerman, Tocalli, Ferraro y Tojo fueron hombres que enseñaron. Padres de una escuela que se borró del mapa, como si nada se hubiese hecho. Y no la tuvo, exclusivamente, por decisiones repletas de intereses oscuros.

Con la llegada de la famosa Generación del 86 se inició una de las peores etapas  de las selecciones juveniles de Argentina. Batista, Brown, Garré, Héctor Enrique y Trobbiani jamás estuvieron a la altura de semejante responsabilidad.  Eso se reflejó en rendimientos y resultados, además de una irresponsable y vergonzosa conducta de los chicos.

Tras el cambio, llegaron las consecuencias lógicas del desastre, cuando quedó en manos de aquellos que pregonan la “viveza criolla” y buscan la ventaja como sea, a cualquier precio. Con trampas. Y entonces la formación, el detalle, el conocimiento y la enseñanza con la palabra y la acción, quedó en el olvido para una nueva generación de futbolistas que comenzó a imitar e incorporar como algo natural que el  fútbol era “para vivos”. Los hechos fueron demostrando que más  confundidos no podían estar.

Una identidad olvidada

Si hablamos de la identidad y estilo de juego: la aplastaron hasta convertirla en trizas. El fútbol nos sorprende en innumerables ocasiones pero es mucho más lógico de lo que creemos.

Desde el 2007 en adelante, se registra un deterioro sin fin. Un atraso evidente en la formación de jugadores que se sumó a  la ausencia de pergaminos. No hay azar, cábalas, maldiciones gitanas ni excusas para la destrucción de los seleccionados nacionales juveniles.  Solamente falta de trabajo serio y meticuloso.


La debacle en números:

2009- SUB 20- Sudamericano de Venezuela
DT: Sergio Batista
5to- no se clasificó a la Copa del Mundo de Egipto.

2009- SUB 17- Sudamericano de Chile
DT: José Luis Brown
2do- clasificado a la Copa del Mundo de Nigeria.

2009-SUB 17- Mundial de Nigeria
DT: José Luis Brown
Eliminado en los 8vos de final
2009- SUB 21- Esperanzas de Toulon
DT: Sergio Batista
Tercero
2009- SUB 15- Sudamericano de Bolivia
DT: Oscar Garré
Eliminado en primera fase

2011- SUB 20- Sudamericano de Perú

DT: Walter Perazzo
Tercero- Clasificado a Mundial de Colombia. No a los JJOO de Londres.

2011- SUB 17- Sudamericano de Ecuador

DT: Oscar Garré
Tercero- Clasificado a Mundial de México y a Panamericanos de Guadalajara
2011- SUB 20-Mundial de Colombia
DT: Walter Perazzo
Eliminado en cuartos de final
2011- SUB 17- Mundial de México
DT: Oscar Garré
Eliminado en octavos de final
2011- SUB 20- Juegos Panamericanos
DT: Walter Perazzo
Segundo
2011- SUB 15- Sudamericano de Uruguay
DT: Miguel Lemme
Tercero
2013- SUB 20- Sudamericano de Argentina
DT: Marcelo Trobbiani
Eliminado en primera fase
2013- SUB 17-  Sudamericano de Argentina
DT: Humberto Grondona
Campeón
2013- SUB 17- Mundial de Emiratos Árabes

DT: Humberto Grondona
Cuarto
2013- SUB 15- Sudamericano de Perú

DT: Miguel Lemme
Tercero
2015- SUB 20- Sudamericano de Uruguay

DT: Humberto Grondona
Campeón

2015- SUB 17- Sudamericano de Paraguay
DT: Miguel Lemme

Segundo

2015- SUB 20- Mundial de Nueva Zelanda
DT: Humberto Grondona

Eliminado en primera fase

2015- SUB 17- Mundial de Chile
DT: Miguel Lemme
Eliminado en primera fase
2015- SUB 15- Sudamericano de Colombia
DT: Walter Coyette
Tercero



Hasta el momento todo sigue en stand by. Un desinterés de la AFA,  más ocupado en sus internas que en el presente y  futuro de los juveniles. Tanto es así, que Gerardo Martino, DT de la Selección Argentina, debió solicitarles 15 chicos a Lanús, debido  a que no contaba con la cantidad adecuada para que sean sparrings de la Mayor. Una muestra  de la desidia.


Se barajan nombres pero no se ha tomado la decisión fuerte de reformular a las categorías menores. Y estas decisiones no pueden esperar más tiempo.

Publicar un comentario