Víctor Grao (@VictorGrao)

La conocida compañía LEGO vivió una fuerte crisis en 2004. Tenían muchos proyectos alternos que hicieron que la base de la empresa no estuviese estable y ocasionaron pérdidas de 350 millones de dólares.

LEGO tuvo que hacer un cambio en sus políticas. La empresa redujo un tercio de su población, sustituyéndolos por gente nueva, alegando que el factor humano era fundamental para la reestructuración de la compañía.

La Federación Venezolana de Fútbol no presenta pérdidas tan notorias, pero si está inmersa en una fuerte crisis. Rafael Dudamel fue el electo para tomar un proyecto en el que “no tiene la obligación de ser ganador sino de renovar”, según palabras de Laureano González, presidente de la FVF.

Tal como la estrategia que planteó LEGO, Dudamel deberá normalizar la situación y reducir la población. Pero para que esta última sea apartada del edificio, tendrá que ser sustituida por generación de relevo.

Pero, ¿Está Rafael Dudamel apto para negociar con ciertos jugadores, apartar a otros y a su vez conseguir una renovación sólida? La respuesta es sí.

Dudamel ha pasado por Estudiantes de Mérida, selección sub 17, selección sub 20 y por el Deportivo Lara como entrenador.

Vayamos por pasos. El estratega oriundo de Yaracuy deberá negociar, apartar y renovar. En ese orden.


Anteriormente Dudamel ha realizado cada uno de los pasos. Vamos con el primero: negociar. En su época con el Deportivo Lara, específicamente en su primer año, Edgar Pérez Greco iba a dejar la institución, pero para Dudamel era fundamental en su proyecto. El actual jugador del Deportivo Táchira comentó: “No voy a huir ahora cuando el equipo más nos necesita, aquí me han tratado muy bien, aquí hemos ganado y hoy siento una gran deuda con la afición”.

Paso 1 (Negociar): CONCRETADO.

La segunda etapa para Dudamel será apartar a ciertas piezas que ya no encajen en el edificio de LEGO. Caballos que anteriormente vistieron la selección en decenas de oportunidades. Piezas que en otros rompecabezas fueron fundamentales, pero que en este nuevo proceso no lo serán. ¿Puede?



Nos tenemos que trasladar al año 2013, cuando Ronaldo Peña quedó excluido de la convocatoria al Mundial Sub 17 en Nueva Zelanda. Una de los elementos fundamentales de la clasificación fue apartado. ¿Por qué? Se dice que por indisciplina. Independientemente de la razón, el ex guardameta vinotinto tuvo el guáramo de dejarlo a un costado.

Paso 2 (Apartar): CONCRETADO.

La última etapa que Rafael Dudamel deberá concretar, radica en el cambio generacional. Algo ya está avanzado, pero tiene que terminar de darle cabida a los Peñaranda, Añor, Soteldo, Cermeño y demás.

Dudamel llegó a Lara en 2013. A un club plagado de súper estrellas dejadas en su momento por el ciclo de Eduardo Saragó: José Manuel Rey, Miguel Mea Vitali, Vicente Suanno, Marcelo Maidana, Edgar Pérez Greco, Alan Liebeskind hacían soñar al técnico con un futuro prometedor.

Mea Vitali y Liebeskind eran los primeros que se bajaban del barco. Tras un semestre al mando de Dudamel dieron un paso al costado. Desconozco si por políticas del equipo, por decisión del técnico o por decisión de los jugadores. El hecho es que se fueron.

Así transcurrieron el resto de los semestres de Dudamel en Cabudare. Se fue Suanno, Maidana, Pérez Greco y Rey se jubiló. El Deportivo Lara terminó con una notoria generación de relevo.



Le dieron cabida a Mikel Villanueva, Jhon Chancellor, Renzo Zambrano, Jacobo Kouffaty, Aristóteles Romero y demás. Tres de los últimos cinco están en el extranjero. El promedio de edad del Torneo Adecuación del Deportivo Lara era inferior a los 25 años.

Paso 3 (Generación de relevo): CONCRETADO.


Quizás en los resultados Rafael Dudamel no haya tenido un título en la mano, aunque haya clasificado al Mundial Sub 17. Lo que sí se puede saber es que al igual que LEGO en su momento, la vinotinto deberá limpiar y darle cabida a gente nueva, para que el factor humano de la empresa crezca. 

Publicar un comentario