Gustavo Laguardia (@AKD_GustavoL)

La defensa salía de memoria: Ciufatelli, Arouxet, Occhi, Laguardia y Cannataro. Desde hacía dos años jugábamos  todos los partidos con esa misma formación. Nosotros éramos los pibes del Racing Club de Olavarría. De esa forma transitamos la novena y la octava división en el equipo de la estrellita.

Corría el año 1977 y ya nos habían ascendido a la séptima categoría de uno de los dos mejores clubes de la ciudad del cemento, del “chaira”, del clásico rival del Estudiantes del Parque Carlos Guerrero. Estaba promediando el torneo y nosotros asomábamos en la tabla de posiciones por encima de todos, del mismísimo Estudiantes, de Loma Negra, de Ferro Carril Sud, de El Fortín, de Sierra Chica, de San Martín de Sierras Bayas y de Atlético Hinojo.

Todo era tan normal hasta aquel domingo de abril de 1977, a las 9 de la mañana, en que nos tocaba enfrentar de visitante al equipo de El Fortín. Ese domingo, de aquel año y a esa hora, nos estábamos cambiando para en un ratito nomas, comenzar a jugar. Fue ahí que entró al vestuario nuestro Director Técnico, Don Vicente Martín, quien a puro grito nos dice: “¡No viene el 3, no tenemos 3!”, y desde aquel día con tan solo 14 años al día de hoy con 53, donde se concentran casi 40 años entre futbolista de inferiores y futbolero militante, que me hago la siguiente pregunta: ¿Quién es el 3?

Si quien lee esta nota ya entendió que de Ciufatelli, Arouxet, Occhi, Laguardia y Cannataro, este último era ‘el 3 que no fue’, entonces es conveniente que siga leyendo, sino no, porque no habrá entendido nada.

Al finalizar el Torneo de 30 equipos 2015 de la Argentina los siguientes diez jugadores terminaron jugando “de 3” en sus respectivos equipos: E. Mas (San Lorenzo), Tagliafico (Independiente), L. Licht (Gimnasia y E. de La Plata), Vangioni (River Plate), L. Grimi (Racing), M. Velázquez (Lanús), C. Rodríguez (Colón), Soto (Banfield), Balbi (Huracán) y L. Monzón (Boca Juniors).

¿Qué tienen en común todos ellos? ¿Qué conviene mejor hacer, hablar de ellos o hablar de Cannataro? ¿Tendrán ellos lo que tenía Cannataro? ¿Habrá tenido Cannataro lo que ellos tienen?

Veamos. Cannataro era un pibe zurdo, ágil, rápido, buen marcador y corredor de delanteros (aunque él iba siempre solo sobre ‘el 7’ del otro equipo) Recordemos que cuando todo era tan así de normal, ‘el 3’ marcaba ‘al 7’ y ‘el 4’ marcaba ‘al 11’ ‘El 9’ quedaba para ‘el 2’ y ‘el 6’, y ‘el 6’ (nobleza obliga) solía vérselas también en su doble función de ir a apretar ‘al 10’.

Cannataro no subía en el córner que teníamos a favor y solo hacía tiros libres de su andarivel, pero siempre que fuera de mitad de cancha para atrás. Cannataro no gritaba, pero reproducía los gritos del ‘2’ y, la mayoría de las veces, del Director Técnico, que siempre estaba como muy cerquita suyo. Su fuerte no era el cabezazo y solía cometer entre 3 y 4 faltas por partido. Cannataro jugó más de 100 partidos en inferiores como ‘3’, convirtió un solo gol y nunca cambió esa posición. El día que el no vino perdimos 1 a 0 con un gol ‘del 7’ de ellos.

Entiendo que de la lista arbitraria de diez jugadores que han sido ‘3’ en sus equipos, varios de ellos, sino todos, son zurdos. Entiendo también que, varios de ellos, sino todos, se parecen en mucho a Cannataro (salvando las distancias del ejemplo). Pero para saber “¿Qué es un 3?” No siempre hay que sumar 1 + 1 + 1.

Menotti los hizo salir jugando, Bilardo los hizo carrileros, Pasarrella los hizo ‘todo terreno’, Bielsa los hizo ‘9 bis’, Sabella los devolvió a su lugar de origen; sin embargo hubo uno que se llamó Juan Pablo Sorín y que hizo todo eso y más: defendió, salió jugando, transitó el carril, llegó al fondo y tiró el centro, convirtió goles; es decir, jugó de lateral izquierdo, de mediocampista izquierdo, de zaguero central, de doble cinco, de 9 ‘bis’. Juan Pablo Sorín desarrolló su carrera futbolística entre 1994-2009 y disputó en la Selección Argentina 76 partidos convirtiendo 11 goles.


Ahora usted que ha seguido leyendo la nota, ¿Cree que un ‘3’ debe ser como Sorín? No señor, un ‘3’ no debe ser como Sorín, un ‘3’ debe ser como Cannataro o como alguno de los diez jugadores de mi lista arbitraria. Juan Pablo Sorín no era un ‘3’, él era un genio que jugaba de ‘3’.

Publicar un comentario