Agustín Herrera Bustamante (@Agustindhb)

Muchas personas han criticado a la selección venezolana que preside actualmente Noel Sanvicente debido a que aseguran que no es el entrenador ideal para ocupar un puesto tan importante. Se ha calificado de mala manera al cuerpo técnico, pero se ha olvidado la otra cara de la moneda: los jugadores.

Hace unos meses una carta pública de renuncia a continuar acudiendo a las convocatorias para las Eliminatorias sudamericanas al Mundial Rusia 2018 debido a su inconformidad con el cuerpo técnico  fue firmada por Tomás Rincón, Oswaldo Vizcarrondo, Salomón Rondón, Roberto Rosales, César González, Luis Manuel Seijas, Franklin Lucena, Grenddy Perozo, Josef Martínez, Juan Falcón, Nicolás Fedor, Gabriel Cichero, Ronald Vargas, Alejandro Guerra y Christian Santos. Tras esta decisión la fanaticada venezolana tildó de “traidores” a los jugadores del combinado vinotinto, pero alguien se habrá preguntado ¿Por qué renunciaron?, ¿Qué ocurrió?, ¿Realmente perdemos por esta razón o porque los jugadores no son lo suficientemente buenos para afrontar el reto? 




Días antes del encuentro Venezuela-Perú el delantero venezolano del West Bromwich, Salomón Rondón, rompió su silencio y declaró en contra de los directivos de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF). El ariete se mostró crítico y contundente con sus palabras acerca de la situación actual  que vive la selección nacional. Con estas declaraciones parece claro que las relaciones entre los jugadores que militan en la selección, el cuerpo técnico y los directivos de la FVF no están del todo normalizadas: 

"La Federación ha sido manejada por la misma gente. El ex-presidente estuvo detenido en Suiza por el caso ‘FIFAGate' y Esquivel ya no ejerce. Ahora está a cargo otra persona (Laureano González), pero mi opinión personal sigue siendo la misma que la de la carta. Quiero que esta gente se vaya de la FVF. Es hora de cambiar. Ellos han mostrado ser incompetentes con los jugadores y este definitivamente no es el ambiente más idóneo en un seleccionado para disputar un pase al Mundial. Sé que nosotros damos alegrías al país por el momento que vive. La gente está ilusionada por la clasificación, pero no se escapa lo que pasa con la federación”.



Ya dejados los puntos claros de lo que ha venido ocurriendo en la selección nacional desde hace aproximadamente 4 meses, nos podemos preguntar ¿Por qué la vinotinto aún no gana? Sencillo, la falta de compromiso del Gobierno ha afectado completamente a la selección. Jugadores, cuerpo técnico y personas allegadas afirman que se trabaja con “las uñas”. Una que otra cosa es financiada por empresas privadas, pero son contadas con dedos de las manos. Para poner en contexto, Adidas aún no le ha entregado uniformes (chaquetas, shorts, camisas, etc) a todo el cuerpo técnico de la selección por la deficiencia económica que se tiene. 

Algo tan importante como una selección nacional requiere apoyo del Estado, independientemente de la disciplina deportiva que se trate. Al Gobierno se le ha olvidado que sus prioridades con el deporte es fomentarlo. Para ello se necesita buen estado de los recintos donde entrenan los jugadores, tener buenos artículos deportivos, y  que sus atletas se sientan a gusto con las condiciones que tienen para trabajar.

Si la Federación Venezolana de Fútbol desea que Venezuela vaya a un mundial deben sentarse a debatir los problemas actuales del equipo y buscar soluciones rápidas, porque de nada sirve sentarse y hablar si no se hace nada al respecto. Como dice el dicho “las palabras se las lleva el viento” y en la selección no se necesitan palabras sino hechos que demuestren el verdadero compromiso con Venezuela.

Publicar un comentario