Por: Fabrizio Cuzzola (@FabriCuzzo22)



Elegir con el corazón: Carlos Bacca dejó el Sevilla y al comenzar esta temporada se convirtió en nuevo jugador del A.C. Milan, con un compromiso con la afición ‘rossoneri’: No irse del club sin darle títulos al equipo europeo de sus amores (detrás del Junior de Barranquilla que tanto adora, en su natal Colombia).
El momento en que se le presenta la oportunidad es delicado: Bacca llega a un Milan con pocas estrellas, fuera de U.E.F.A. Champions League y con la dirigencia y el Cuerpo Técnico en discrepancia (de hecho, es casi un hecho la salida de Mihajlovic al acabar la temporada), sin embargo, ‘El Chacal’ aún puede regalarle un título a Milán en su año debut, ya que el Milan es, junto a la Juventus, equipo finalista de la Coppa Italia, cosa que además, deja casi segura la clasificación del ‘Diavolo’ a competiciones europeas, ya que de no poder ir a Europa con puestos de Liga, hay un cupo de Europa League reservado para el campeón de Coppa Italia, si la ‘Juve’ vence en Copa, pero en liga va a Champions (cosa que parece ya imposible de revertir), el cupo será para el otro finalista del torneo, el Milan de Bacca.

Tácticamente, el aporte de Carlos Bacca para el ataque del Milan es, como cualquier goleador, la buena ubicación dentro del terreno de juego y la contundencia frente al arco como cualidades básicas. Sin contar con un equipo que lo surta constantemente de balones, Bacca se ha convertido en la esperanza de gol para el equipo de Sinisa.



Al Milan irregular, el esquema que más se le ha dado y más viene utilizando es el 4-4-2, con Riccardo Montolivo en el mediocampo junto con Juraj Kucka, o Andrea Bertolacci. Los extremos ofensivos suelen ser Giácomo Bonaventura junto con Keisuke Honda y el único delantero inamovible es Carlos Bacca, quien suele ser acompañado por M’Baye Niang, Mario Balotelli, Luiz Adriano y más recientemente, Jeremý Ménez.

Algo que caracteriza al Carlos Bacca del Milan es su movilidad, siempre ubicado dónde debe estar; y aunque las características del mediocampo del Milan obliguen a Bacca a retroceder unos cuantos metros (en algunos partidos), el gran despliegue físico del colombiano ayuda a que el ‘70’ siempre esté presente en el frente de ataque. Normalmente se le ve mucho más cómodo al estar junto con N’baye Niang, rotando posiciones con el francés, quien también ofrece movilidad en el frente de ataque del conjunto de San Siro. La mayoría de los goles de Bacca se generan debido al pase de alguno de los jugadores de las bandas, ya sea Bonaventura, Honda o Abate, de allí suele partir el pase para que Carlos, como buen goleador, lo halle bien ubicado y marque.





Al compartir el frente de ataque junto con un centro delantero más puro como Luiz Adriano o Mario Balotelli, Bacca se ve obligado a retrasar un poco su posición para poder ayudar a Bonaventura y Montolivo en la creación de juego. Sin bajar más allá de 3/4 de cancha (en situaciones normales), suelen ser los partidos dónde más se le complica marcar a Bacca. Pese a ello, en los primeros partidos de Serie A pudo crear una buena alianza con Luiz Adriano, que duró poco debido al irregular nivel del brasileño y los constantes cambios de esquema de Sinisa Mihajlovic. La fórmula es igual, alguno de los jugadores de la banda conecta pase con Carlos y éste define.




Cuando a Sinisa Mihajlovic colocó un 4-3-3 ante Chievo Verona (empate 1-1), las estadísticas muestran lo incómodo que es para Bacca jugar con este esquema: 30 balones pasaron por sus pies, perdiéndola 13 veces, de 16 pases hizo 9 correctos y erró 7, teniendo apenas UNA OPORTUNIDAD DE GOL, un disparo al arco que se fue desviado. La poca generación de juego del Milan forza a Bacca a tener que reinventárselas por él mismo. Es el único soldado responsable del ataque (teniendo en cuenta que Bonaventura baja a defender y Honda tiene poco peso en el juego ofensivo y defensivo, cuando no le llegan balones).

Es importante mencionar, además, la gran entrega que tiene Bacca a la hora de una jugada. El no abandonarla nunca también son características de un goleador implacable.



EL SOCIO: GIÁCOMO BONAVENTURA


Bonaventura y Montolivo son los arquitectos del Milan de Mihajlovic: Cuando el rossoneri juega bien es gracias al gran rendimiento de estos dos personajes, Riccardo Montolivo, quien corta el juego en el medio sector y distribuye para que el ataque milanista haga de las suyas. El balón suele acabar en los pies de Giácomo Bonaventura, quién siempre encuentra a Bacca en buena posición para meter un pase preciso e intentar marcar el gol. Cuando no está la opción para ‘Carlitos’, ‘Bona’ consigue habilitar a otro compañero o hacer la jugada por sí mismo. Sus 7 asistencias durante el presente torneo lo hacen uno de los jugadores más importantes del Milan y de los compañeros más destacados en asociación para Carlos Bacca. M’Baye Niang, Keisuke Honda y Juraj Kucka también han hecho aportes para que el colombiano encuentre la red.


PRESENTE TEMPORADA




Carlos Bacca actualmente es el tercer jugador con más goles de la Serie A TIM, con sus 14 anotaciones, la última ante la Lazio, solamente se ve superado por otros dos latinos, desde Argentina: el juventino Paulo Dybala y el napolitano Gonzalo Higuaín. Con 2 asistencias en 30 partidos que ha disputado por la Serie A.

¿Qué necesita el Milan para hacer crecer el rendimiento de Bacca?: Creación: Carlos Arturo es un jugador completo y que vive una de sus temporadas más dulces como profesional, pese a que tiene a un equipo que muchas veces le cuesta generar oportunidades. Reforzar el mediocampo debería de ser una de las prioridades de la directiva del Milan para el próximo mercado. De poder hallar compañeros que faciliten la labor para Bacca y Bonaventura a la hora de crear juego limpio, probablemente el rendimiento del número ‘70’ se incremente y pronto podamos volverlo a ver jugando por Champions League o levantando el trofeo de Europa League de la mano de uno de los históricos del continente.

Publicar un comentario