Por: Héctor Ríos (@FIFAPiensa)

El camino andado por el Tottenham de Mauricio Pochettino parece ser ese reflejado por el poeta Robert Frost en “The Road Not Taken”. Y es que el camino más difícil ha sido el más reconfortante para este joven equipo del norte de Londres. El arduo y desgastante trabajo realizado por el ex DT de Newells parece que por fin ha dado sus frutos. A lo largo de la temporada, el mundo del fútbol se ha deshecho en halagos y adulaciones al desempeño realizado por los de White Hart Lane. Esto no es casualidad, ya que el presente del equipo se debe a que los Spurs saben a lo que juegan, saben para quién juegan y saben para qué juegan; un tipo de socialismo futbolístico.

Pochettino ha podido plasmar en su equipo una combinación de matices ‘bielsistas’ con ideas propias, desarrolladas desde su llegada a Inglaterra con el Southampton. Estas gamas usadas en el presente Tottenham son acciones muy representativas de los equipos de Marcelo Bielsa, entrenador de Pochettino en Newells:


  • High pressing.
  • Correr siempre.
  • Libertad de posicionamiento
  • Usar la posesión no como método, sino como el recurso más viable para ganar.

Estas 4 “leyes” usadas por Mauricio le han brindado a su equipo un fútbol muy vistoso y efectivo. A pesar de no contar con el plantel más talentoso comparados con equipos pasados del mismo club, el rosarino ha sabido sacar lo mejor de cada hombre que está a su disposición. La madurez con la que el grupo se planta en la cancha es una muestra viviente de que el día a día es muchísimo más importante de lo que el fútbol moderno cree.

Pochettino tiene la costumbre de usar un XI muy constante a lo largo de la temporada. Con el sistema 4-2-3-1, el Tottenham ha jugado 29 de los 31 partidos de la presente Premier League, sistema comúnmente usado por Bielsa en su etapa europea con el Athletic y con el Marseille. Pero la práctica de este sistema, y su forma de aprovechar cada uno de sus fútbolistas, es lo que ha puesto al Tottenham a cinco puntos de la punta de la liga inglesa.


En la mayoría de los partidos disputados durante la vigente temporada, las cuatro “leyes” que mencione anteriormente se han implementado a la perfección por este equipo. Una muestra de ello son los partidos contra Bournemouth (3-0), el partido contra la Fiorentina en Europa (3-0) y el partido crucial en contra del City en el Ethidad (1-2) son tomados como base para explicar el punto: Tottenham es un equipo amoldable a la circunstancia; puede manejar la posesión y hacerte daño, pero también puede matarte a la contra.
1)
En el primer ejemplo, tomé por referencia el partido de Premier League que enfrentaba a los equipos que más distancia recorren por partido (Spurs 72.1 millas-72.8 Bournemouth), ya que una de las características del accionar de los equipos de ‘Poch’ es la presión alta y luchar por cada balón.

Desde el primer minuto de juego, el Tottenham intenta perforar con un balón largo que la defensa logra interceptar. Esto deriva en un saque de manos a favor del Bournemouth, que asfixiado por la presión de camisetas blancas, pierde el balón y este llega a los pies de Hugo Lloris, quien comenzaría a gestar la jugada del gol de Harry Kane.



Tras recibir el balón, Kyle Walker gira y comienza a avanzar con mucha velocidad por la banda derecha. En la imagen podemos observar como tres jugadores del Tottenham comienzan a buscar espacios por detrás de los defensas.



Tras estar ya en tres cuartos de cancha, el lateral derecho cuenta con cuatro compañeros que hicieron también el recorrido. El frente de ataque del Tottenham se ve superado en número, pero la libertad otorgada para moverse en el último tercio logra abrirle un espacio para que Walker pueda asistir a Kane.


El pase de Walker deja fuera de la jugada a cuatro defensores, dejando a Harry Kane en un 1v1 con el defensa, oportunidad que no desaprovecha. Un contragolpe que comienza en el segundo veinticinco, acaece con un gol veinte segundos después.


En el gol de Harry Kane, son muy claras las intenciones de este equipo. Desde el primer minuto del partido presionan y provocan el error del rival. Hugo Lloris comienza la jugada con un buen servicio a un Kyle Walker que se encuentra solo y este recorre toda la banda para que Kane termine la contra.

2)

En el segundo ejemplo, el Tottenham hace una jugada muy similar a la anterior. La Fiorentina de Paulo Soussa es vapuleada por unos Spurs que aplican la misma receta: posesión, recuperación de balón, movilidad y búsqueda de espacios y velocidad en el contragolpe.

En esta jugada, uno de los centrales tiene la posesión de la esférica, mientras que uno de los interiores se ofrece para mantener la posesión de pelota. Tras la buena presión del equipo de Soussa, Dier abre para el lateral izquierdo. Ryan Mason, quien es el otro interior en el 4-2-3-1, gira inmediatamente y busca generarse un espacio.


Davies intenta saltar la línea de mediocampistas de la Fiorentina y busca a los delanteros. Dele Alli aprovecha muy bien un error defensivo por parte de la línea de tres centrales de la ‘Viola’, mientras que Mason sigue corriendo buscando el espacio dejado por Rodríguez.


Astori no logra reaccionar a tiempo, oportunidad que Alli aprovecha muy bien y sirve a Mason, quien queda solo contra el arquero de la Fiore y define de buena manera.


La jugada comienza con el central del Tottenham en el minuto 24:31, el equipo de Pochettino avanza media cancha con solo cinco toques de balón, la jugada culmina en el minuto 24:42, solo 11 segundos después de haber recuperado la pelota.

3)

El tercer y último ejemplo de este análisis es en el partido crucial que los Spurs terminan ganándole al City de visita. En los momentos finales del partido, después de una serie muy rara de intentos para poner el balón a ras de césped, Yaya Touré logra hacerse del control del balón, quien en su afán por lograr el gol de la victoria, toma una decisión equivocada y decide avanzar y encarar a cuatro jugadores del equipo visitante. 


Entre los dos pivotes logran quitarle la posesión de balón al marfileño, quien al decidirse ir al frente, deja piélago en el centro del campo. Tras la pérdida de balón, la defensa del City queda endeble a un contragolpe mortal del Tottenham. 


Lamela se hace del balón y conduce a gran velocidad aprovechando el espacio dejado por Yaya. Dos jugadores del Tottenham se ofrecen como posible líneas de pase para el que maneja el contragolpe. Zabaleta, el lateral derecho tiene a Kane entrando por detrás suyo, por eso no puede asistir a los centrales con la internada a toda velocidad de Lamela y de Eriksen.


Lamela percibe el gran movimiento realizado por el danés y espera hasta el último segundo para asistir a Eriksen que se interna solo en el área y liquida el partido.


Otra vez, una recuperación de balón tras un esfuerzo grupal y lanzan a la mayor velocidad posible el contragolpe. En esta ocasión, la contra comienza en el minuto 82:35 y culmina con una gran definición de Christian Eriksen nueve segundos después, al 82:44.

A ocho partidos de concluir la Premier League, el Tottenham de Mauricio Pochettino se ubica como el equipo que mejor fútbol ha mostrado a lo largo de la sorpresiva liga inglesa. Manejando muy bien las facetas de atacar y defender, los Spurs pueden imponerse en cualquier circunstancia, sabiendo amoldarse al rival en turno. Ya sea con posesiones largas y aplicando anestesia al contrincante con ráfagas de velocidad y pressing que normalmente terminan en gol. Pase lo que pase de aquí al mes de mayo, el técnico argentino ha dejado una huella en este, su Tottenham ‘bielsista.’


Publicar un comentario