Carlos Beltrán (@Beltrancarlos6)


En el meridiano de la primera ronda de las eliminatorias sudamericanas rumbo a la cita mundialista de Rusia 2018, colocaba en frente un difícil escollo para el onceno cafetero en pro de la recuperación tanto a nivel futbolístico y moral como de su posición en la tabla general. A priori el encuentro a jugarse en el Hernando Siles de la Paz estaba perfilado como de alto riesgo para las aspiraciones colombianas por todos los factores conocidos que envuelven el desarrollo de un partido de fútbol en esta zona del altiplano. El cuadro dirigido por Pekerman afrontaba este duelo con una derrota previa frente a Argentina en Barranquilla y un empate agónico en tierras australes, de manera que urgían de una victoria por suelo Boliviano.



El “periodismo joven” aunado a la “vieja guardia” iniciaron con el rifirrafe de armar sus propias alineaciones previas al partido contra Bolivia. Lo curioso del caso hablando en primera persona es que en un 90% de estos “onces”, James Rodríguez no tenía cabida en la formación inicial fundamentado en el hecho de que no venía con ritmo, de su flojísima temporada en el Real Madrid que lo ha relegado al banco de suplentes, que era mejor reservarlo para el remate del partido por un tema físico, etc. Sinceramente uno no sabe si reír o ponerse a llorar con los argumentos expuestos por estos “sabios” del fútbol, lo bonito del fútbol mismo es que este se encarga de darle vuelta a la página y callar bocas.

Y sí, para ponerle más picante a la polémica, Pekerman se la jugó con los suyos, más una serie de futbolistas en los cuales depositó toda su confianza y no desentonaron. En la zona defensiva y ante las bajas sensibles, optó por un cuarteto liderado por el capo Jeison Murillo junto Óscar Murillo en el eje central, por banda derecha el tan criticado Stefan Medina y por el otro lateral Farid Díaz. Más adelante armó una línea de tres con Celis por izquierda, Daniel Torres al centro y Sebastián Pérez por derecha, en el medio campo nuestro “10” encargado de la gestación de juego y a su lado Cuadrado para dejar solo en punta a Carlos Bacca.



El desarrollo del primer tiempo, salvo dos aproximaciones con peligro de Bolivia, el partido se decantó por el lado cafetero. Colombia fue eficaz y eficiente, de tres remates a puerta rival dos fueron al fondo de la red para decretar un parcial 0-2, mientras que en zona defensiva no pasaron mayores afujías. 

Para la parte complementaria, tal vez por el tema de la altura, algunos jugadores empezaron a acusar el cansancio y el desgaste, quizás también se evidenció un exceso de confianza, puesto que en menos de 15 minutos todo el trabajo del primer tiempo se vino abajo. Primero con el penal a favor de Bolivia que transformó en gol Arce, y luego el empate transitorio a través del mejor jugador rival: Chumacero

El equipo lució desdibujado, Bolivia se vino encima, arremetiendo por el costado izquierdo, en los que ya Celis y Cía no podían controlar los embates continuos. Pekerman movió sus fichas para intentar remediar este aspecto, el cambio esperado era Celis, pero sorprendió al sacar a Sebastián Peréz que a esa altura se erigía como una de las figuras del partido. Cardona hacia su ingreso y Cuadrado pasaba a cubrir esa zona del campo donde más problemas estaba tenido el equipo. 

Luego vino el ingreso de Muriel por un Bacca que peleando solo arriba se fue desgastando con el transcurrir del juego. Mientras Daniel Torres tomaba la batuta de ese medio campo, David Ospina con sus atajadas desde el arco mantenía con vida a la selección Colombia. Hay que remontarse al minuto 84: hacía su debut Marlos Moreno sustituyendo a Cuadrado. Pekerman al todo o nada en las instancias finales del encuentro, mientras en redes sociales continuaba el bombardeo por los cambios realizados y la critica a su gestión del juego. El “chiquitín” de Atlético Nacional le dio la razón, arrancó desde mitad de campo, con una gambeta dejó a su marca, avanzó hasta las 18, Muriel (que minutos antes tuvo un gol cantado) arrastró la marca y dejó la autopista libre para un Cardona que recibió solo y definió con total calidad a ras de piso ante la salida del portero Boliviano, 2-3 y a celebrar a rabiar, otra vez en reposición como aquel 11 de octubre de 2011, Colombia se trae los 3 puntos de oro para continuar con la ilusión de ir a Rusia 2018.

La jugada de Moreno que dejó solo contra el portero a Cardona

Lo maravilloso de este juego son las revanchas que te da, el viejo hermoso de Pekerman se saca el clavo de esos que en cada aparición del combinado cafetero quieren crucificarlo. Hay que dejar trabajar a este DT que vino a aportar su experiencia, a cambiar esa mentalidad de conformistas y perdedores que hasta hace unos años se impregnaba en el pecho de los que portaban la tricolor. Pekerman es a Colombia, como Colombia es a Pekerman.


El Dato: Como hace 5 años en el mismo estadio, el gol para la victoria vino desde el banco, en aquella oportunidad en una triangulación de James para Dayro Moreno (ingresó al 62’)  y este para Falcao (ingresó al 79’) que definió para el 1-2 en el 90’+3. Ayer de James para Marlos y este para Cardona al 90’+2.

Publicar un comentario