Ads (728x90)

Si bien el futuro es impredecible (pero puede ser prevenido), el fútbol y la vida en general comparten una constante en su desarrollo: La carrera de un individuo transcurre curvas ascendentes, descendentes y un inexacto retiro. En ese transitar, la persona se traza objetivos para hacerse de un espacio a nivel social y garantizar su carrera, en los casos ideales. Son muchas las vías para ganarse ese espacio, pero hay algunos que han decidido obtenerlo con sudor y goles, entre ellos: Roque Santa Cruz y Claudio Pizarro.


Por: Luis Suárez (@Luije77)

Aunque haya una reciente y cada vez mayor tendencia a viajar a territorio asiático para ganar dinero en un fútbol poco explorado, Europa es el destino de todo chico sudamericano que quiere ser reconocido a nivel mundial. Roque Luis Santa Cruz Cantero y Claudio Miguel Pizarro Bossio nacieron en 1981 y 1978, respectivamente. En aquel momento, transcurrían momentos interesantes porque Argentina se había proclamado campeona del mundo con César Luis Menotti, se estaba disputando la clasificación a España 82 y daban sus primeros pasos dos jóvenes que cambiarían la historia de Paraguay y Perú.

Santa Cruz y Pizarro comparten varias similitudes. Ambos fueron traspasados en 1999 de América del Sur a Europa, juegan la posición de delantero centro, tienen un físico que oscila el 1.90 y los 80 kg, llegaron a compartir equipo a comienzos de siglo, fueron capitanes de sus naciones, son grandes amigos fuera de las canchas y ambos deberán evaluar su continuidad a nivel internacional con las naciones de colores blanco y rojo.  


Santa Cruz inició cuando apenas tenía 15 años en Olimpia, un grande del continente que le sirvió como catapulta hacia el club más exitoso de Alemania: Bayern Munich. El traspaso fue exuberante porque dejó en las arcas del equipo de Asunción alrededor de 5.5 millones de euros. Desde aquel año 1999, hasta 2014, permaneció en el Viejo Continente y se cuenta en su currículum: Blackburn Rovers, Manchester City, Real Betis y Málaga. 14 campeonatos ha ganado Roque por Alemania e Inglaterra; 120 goles acumula como profesional.

La calidad humana de Roque Santa Cruz siempre ha sido destacada por los medios. Incluso, tiene una fundación infantil en Paraguay que lleva su nombre.

Pizarro es canterano del Deportivo Pesquero. Fue traspasado por 1.5 millones de euros del Alianza Lima al Werden Bremen. A pesar de tener 36 años, sigue marcando al otro lado del mundo. Haber jugado en el Chelsea y Bayern Munich da prueba de la calidad del “Bombardero de Los Andes”. El historial de Pizarro es tremendo cuando se analiza lo que ha ganado: 19 títulos y 254. Claudio es sin duda el jugador más reconocido y con mayor éxito nacido en Perú que ha pasado por la Bundesliga y la Premier League.

El gran Pep Guardiola llegó a decir alguna vez sobre Claudio Pizarro: “Es el mejor delantero que tenemos (Bayern) en el área. Cuando recibe la pelota, es gol”.

A nivel de selecciones se encontraron una gran cantidad de veces en el Estadio Nacional del Perú y en el Defensores del Chaco, por Eliminatorias. También en Venezuela 2007, Argentina 2011 y Chile 2015, por Copa América. Actualmente no se vislumbra un delantero en Paraguay y Perú con el perfil de Santa Cruz y Pizarro. Por esto, quizás, se han retrasado sus relevos en el 11 titular. Los 32 goles del paraguayo constituyen la mayor cifra para la absoluta de su país. En más de 80 partidos, Pizarro ha sido el alma y el corazón de un Perú que se rinde a sus pies desde la Copa América de 1999.


El deseo de todo futbolista consagrado es volver a sus inicios y darle una alegría a la gente que los pudo ver crecer. Ninguno ha vuelto aún a Sudamérica. Santa Cruz está en la Liga MX bastante cómodo; Pizarro debe aclarar su futuro con el actual campeón de la Bundesliga. 

Ramón “Pelado” Díaz y Claudio “El Tigre” Gareca tienen una difícil situación de ahora en adelante en cuanto a la decisión del futuro de los 2 goleadores. América estará bastante movida en los próximos meses por las Eliminatorias a Rusia 2018 y la Copa Centenaria a disputarse en los Estados Unidos. Nunca será fácil salir de las leyendas, pero la hora del ocaso llega sin pedir permiso. 

Publicar un comentario