Ads (728x90)



Diego Sancho (@SanchoDiegoo)


Noel  Sanvicente, entrenador de Venezuela, posiblemente tenga una duda compartida con un gran número de seguidores del balompié: ¿Quién jugará por Neymar el resto de la Copa América? Después de la caída ante Perú, debe disputar su cupo ante los pentacampeones del mundo. “Chita” desea clasificar a cuartos de final más para ganar tiempo con sus seleccionados que por cualquier otro motivo. Afianzar facetas de juego y ampliar su hoja de ruta son más importantes de cara a las venideras eliminatorias. Por ahora, se piensa en Brasil. Pero sin Neymar.

Sin Neymar, ese que juega en el Barcelona. Un equipo que sabe mover el balón porque no le pesa en los pies. Sin embargo en su combinado el rendimiento colectivo es todo lo contrario. Los pases de sus compañeros son cortos,  con manejos lentos y  de  destinatario predecible, sobre todo en el envite ante Colombia. El ex Santos no tiene un equivalente funcional y en estos dos partidos coperos dio la impresión de jugar un fútbol distinto al de sus compañeros.

Dunga tiene la responsabilidad de haber ideado un plan B, inclusive si se trata de la baja más importante posible. El una vez campeón del mundo ha creado un sistema de juego en el que Neymar condiciona el ataque, tiene una merecida libertad de desenvolverse donde le plazca. Es hora de evaluar la capacidad de ver el dibujo táctico a distancia y probar un método de emergencia. Quizá opte por Robinho, pieza de confianza en el proceso anterior y  de buenas presentaciones en el fútbol local. Otro que podría ser el contingente posicional es Philipe Coutinho, con más rodaje en la verdeamarela en los últimos encuentros y puede desequilibrar por el sector izquierdo.

Ordem y progresso” dos palabras muy presentes en el ideario del DT canarinho, quien ha sabido incorporarlas a su equipo. Sus automatismos fueron refinados en los amistosos previos, pero haber perdido a Óscar, Danilo, Luiz Gustavo y ahora a Neymar (fijos en la confección del modelo) distorsiona notablemente su ejecución. Su planteamiento responde más a la eficacia que a la lucidez, en detrimento del estilo que ha caracterizado a Brasil a lo largo de la historia.

El domingo sabremos si Dunga es un cauteloso especulador detrás de una selección con individualidades rutilantes o un entrenador que sabe darle un viraje constante a la rotación de una plantilla de fútbol profesional. Todo depende del funcionamiento y la forma en la que plantee el partido contra Venezuela. Desde el mundial pasado, la hoguera de la presión permanece encendida y cualquier desliz sirve como leña al fuego.

Publicar un comentario

  1. No creo que sea Robinho el recambio de Neymar. Por las recinetes declaraciones y su funcionalidad en el Liverpool, lo más probable es que Coutinho inicie por la izquierda ante Venezuela. Sería su gran oportunidad para crear nombradía en su selección.

    ResponderEliminar