Fernando Calderón (@nandocalderon83)

En el mundo, y especialmente en Sudamérica, las grandes ciudades cuentan con grandes clubes de fútbol, es por eso que parece extraño que Río de Janeiro, símbolo del fútbol brasileño en los últimos años no cuente con grandes representantes.

Revisando la lista de los 5 estadios más grandes que participarán en esta Copa Libertadores, imaginamos que la lista, obviamente, estaría plagada de estadios de Brasil, y de hecho lo está. Sin embargo, es una sorpresa no encontrar el máximo templo de fútbol, quizás el estadio más mítico y famoso en la historia de este deporte: el Maracaná.

Y es que la Ciudad Maravillosa, la capital cultural, la ciudad más famosa de Brasil tiene una amplia deuda en Copa Libertadores. Las actuaciones de sus representantes quedan muy por debajo de los representantes de ciudades rivales.

Brasil por su composición de país Federal, con Unidades Federativas autónomas, tiende a generarse entre estas divisiones importantes, con rivalidades en muchos ámbitos culturales, como la comida, el acento, y obviamente el fútbol.

No es secreto que las ciudades más grandes, al concentrar mayor cantidad de riqueza y población tienden a tener los clubes más exitosos. Así las principales ciudades de Brasil que rivalizan en lo político como lo son Río y São Paulo, también rivalizan en la cancha y en lo extradeportivo. No por casualidad los clubes con más hinchada en Brasil son precisamente el Flamengo , de Río, y Corinthians de SP. El Clásico del Pueblo es la rivalidad más grande interestadual de Brasil.

Por esta razón sorprende cómo los grandes de Río sigan sin ser animadores de la Copa Libertadores: Por ejemplo, en las últimas 15 ediciones sólo en una de ellas un equipo carioca pasó de 4tos de Final, y fue el Fluminenses en 2008, que perdió la final ante la Liga Universitaria de Quito del “Patón” Bauza.

De hecho, en las últimas 15 ediciones del máximo torneo continental, sólo en 6, clubes de la Ciudad Maravillosa trascendieron la fase de grupo, y más sorprendente aún es que en este mismo período de tiempo, en 6 ocasiones -incluyendo la actual-, ninguno de los clasificados por Brasil es de origen carioca.

La última vez que un club de Río se coronó en la Libertadores fue en 1998, cuando el Vasco Da Gama venció al Barcelona de Guayaquil (ECU). Y antes de él sólo se había coronado el Flamengo en el año 1981.

En contraste con esta situación, los mayores clubes de las ciudades “rivales” de Río han tenido una presencia importante en el fútbol continental, en la década pasada y lo que va de esta. Entre 2000 y 2014, 6 equipos brasileños han quedado campeón de la Libertadores: 3 de SP (São Paulo, Santos y Corinthians), 2 de Rio Grande do Sul (Inter de Porto Alegre x2) y 1 de Minas Gerais (Atl. Mineiro).

Si bien en el fútbol no hay fórmula única escrita para el éxito, los grandes equipos de Río de Janeiro parecieran haber perdido el rumbo hace algunos años en los torneos de Conmebol ¿Serán capaces de retomarlo?

Publicar un comentario