La colectividad es un principio importante del fútbol. Para que un componente destaque, necesita de un apoyo por parte de sus compañeros. Pero, ¿qué pasa cuando dos jugadores encuentran el vínculo de juego ideal?



Luis Gonzales (@Luchvr


Palermo es una de las ciudades más ‘futboleras’ de Italia. La comunidad aficionada se reúne en el Renzo Barbiera cada vez que el equipo de la ciudad -que lleva el mismo nombre- juega. 

Hasta hace unos años, el club no pasaba por una buena situación deportiva. Llegaron a sentir lo que era irse a Segunda y luchar para volver a la máxima categoría. En el camino, se encontraron con un dúo argentino que hoy les brinda más de una alegría: Paulo Dybala y Franco Vázquez.

Dybala nació en Córdoba. Por sus abuelos, tiene ascendencia polaca e italiana. Desde pequeño, su afinidad con el balón lo llevó a jugar en clubes locales, donde destacó hasta llegar a Instituto. A los 15 años, falleció su padre; entrando en un cuestionamiento sobre su carrera futura como futbolista. “A esa edad, le prometí a mi padre que iba a ser jugador de fútbol. Era su sueño”, contó en una entrevista. Pese a ello, logró sobreponerse y decidió instalarse en el club ‘Albirrojo’.

El 12 de agosto de 2011, cuando el equipo militaba en la B Nacional, Paulo debutó con 17 años en el cuadro cordobés frente a Huracán, en la primera fecha. Solo una semana después, marcaría su primer gol de ‘paloma’ en el empate 2-2 con Aldosivi.

El joven delantero rompió récords esa misma temporada, siendo el más importante, superar a Mario Alberto Kempes como el goleador más joven de la institución en un torneo oficial. Además fue uno de mayores anotadores del equipo.

El mismo año, Dybala y compañía disputaron el título con Rosario Central, Quilmes y River Plate; hecho que le dio al torneo más atención y competitividad. Terminaron terceros, teniendo que jugar el play-off con San Lorenzo. Pese a los esfuerzos, el equipo de Darío Franco perdió la llave y permaneció un año más en la categoría.

Al término de ese campeonato, Palermo fichó a Dybala por 12M de euros. En setiembre, debutó frente a Lazio y en noviembre, anotó su primer gol en la frente a Sampdoria, con un zurdazo al ángulo. En 2013, los rosados descendieron a la Serie B.

Es ahí donde coincidiría con Franco Vázquez, comenzando así una relación fantástica con el gol. En esa temporada, ‘La Joya’ marcó 5 goles en 27 partidos en colaboración con Franco, convirtiéndose en piezas claves de la campaña. 



Vázquez nació en Villa Carlos Paz, en la sierra cordobesa. Desde los 16 años, demostró mucha habilidad en el control del balón y para asistir. En 2005 llegó a Belgrano y en 2007 debutó oficialmente, con 18 años.

En 2011, fue parte del plantel que hizo historia al vencer a River Plate y mandarlo a la B. Para ese partido, Vázquez ya era figura indiscutible siendo uno de los mayores asistentes de ese torneo.

‘El Mudo’ –apodado así por su timidez- fichó por Palermo al término del campeonato. En la temporada europea 2012/13, fue cedido a Rayo Vallecano “porque no estaba en su mejor momento” y luego regresó al ‘rossanero’ para jugar la Serie B.

“Nos entendemos muy bien. Ya hace casi un año y medio o dos que jugamos juntos y todo se hace más simple cuando tienes un compañero dentro y fuera de la cancha”, cuenta Vázquez hace unas semanas cuando le preguntaron sobre su relación con Paulo. Que uno sea el máximo goleador de la liga italiana y el otro, uno de los mayores asistentes, y que ambos se complementen, debe ser fantástico para ellos y el equipo.

La selección es un tema que les seduce mucho, pero no comparten el mismo camino. En los últimos meses, la llamada de Antonio Conte a Vázquez para pertenecer a la Selección italiana le ha sido correspondida. “Me siento medio italiano por mis familiares. Sería un honor representar a la Selección”, responde. Y es que, posiblemente, a sus 26 años, no se le presentará una oportunidad con la ‘albiceleste’.

Por otro lado, la especulación entorno a la convocatoria de Dybala por Argentina es mucha. Su buen momento es un argumento válido. Pero, por su juventud, el ‘Tata’ Martino prefiero llevar el tema con calma. “Ya tendrá su momento. Que no se sienta mal si no lo llaman. Messi –quién es ídolo del cordobés- fue suplente mucho tiempo en la Selección y míralo ahora”, arguye el entrenador.

Uno es goleador, pequeño, gambeteador, hábil. El otro: con mucho panorama de juego, con gol y de buen control. Y son de la misma ciudad. Paulo y Franco, dos cordobeses sueltos en Italia.

Fotos: UEFA

Publicar un comentario