Juan Miguel Macías (@DTPollo

El Club Sport Emelec venció  en su debut copero a la Universidad de Chile por 0-1 con gol de Miller Bolaños al minuto 63. Este triunfo es clave para las aspiraciones del cuadro millonario debido a lo complicado de los rivales del grupo. El partido lo gana el profesor Gustavo Quinteros desde la planificación del mismo, dándole al esquema la movilidad precisa para que sus intérpretes ejecuten de forma acertada los movimientos para neutralizar y controlar al rival. Emelec supo cuando atacar y cuando defender.


EL SISTEMA



Los dirigidos por el estratega argentino saltaron al terreno de juego con un sistema de juego (1+4+2+3+1) que por momentos varió en un (1+4+4+2) y debido a las expulsiones culminó en un (1+4+4). Por su parte, los chilenos plantearon un (1+4+2+3+1) que cambió a un (1+4+3+3) en el transcurso del partido.

POSICIONAMIENTO DEFENSIVO

La defensa guayaquileña en la mayoría del encuentro realizó un repliegue intermedio, al igual que los Universitarios. Por este punto paso uno de los detalles importantes para la victoria, debido a que gracias al orden  y equilibrio defensivo –Narváez y Bagui no pasaron tanto al ataque- Emelec pudo mantener controlado –en superioridad numérica- por más de 60 minutos al ímpetu chileno, logrando cortar los circuitos de pases por el centro y derecha de su ataque. Sin embargo, por el lado de Narváez -en el uno contra uno- César Cortés superó al defensa millonario en varias ocasiones y se volvió en la única vía de acceso al área.

ESTILO DE ATAQUE



Al momento de recuperar el balón, Emelec fue fiel a su propuesta –el ataque combinativo-, Miler Bolaños fue el jugador que buscó el desmarque constante y se movió por todo el frente de ataque para triangular por derecha con Ángel Mena, por izquierda con Fernando Giménez y por el centro con Luis Escalada, Pedro Quiñónez, Osbaldo Lastra. Por su parte los chilenos intentaron ejecutar un ataque posicional, pero por momentos –gracias al pressing bien ejecutado por los millonarios- obligaban a sus volantes –Espinoza, Guzmán, Lorenzetti- a practicar un ataque directo buscando explotar los espacios a las espaldas de los defensas –Gabriel Achilier y José Quiñónez-.

POSESIÓN

La posesión fue a favor de la “U” pero le costó conectar su línea de volantes con Canales y Ubilla. Cortés fue el jugador más peligroso de los chilenos, ganando la raya de fondo y generando las ocasiones de gol –mientras estuvo en el campo-. 

PROFUNDIDAD

Universidad de Chile pisó en más ocasiones la zona de finalización defendida por Dreer, su arma principal para el ataque fue la táctica fija.
Zona de finalización izquierda: 8 ocasiones.
Zona de finalización centro: 15 ocasiones.
Zona de finalización derecha: 6 ocasiones.

Emelec demostró que con un estilo de juego depurado y sin gozar de la posesión en la mayoría del tiempo, generó más peligro que el rival siendo sus ataques menos profundos pero más efectivos.

Zona de finalización izquierda: 6 ocasiones.
Zona de finalización centro: 14 ocasiones.
Zona de finalización derecha: 3 ocasiones.

LA CLAVE DEL PARTIDO

Sin lugar a dudas la victoria fue gracias a un trabajo colectivo a base de sacrificio, entrega y funcionamiento. Los azules poseen –por el largo tiempo de trabajo- una memoria colectiva envidiable, todos saben cuándo achicar, cuando agrandar, cuando presionar y cuando bascular. La debilidad de Emelec sigue siendo al momento de defender las jugadas a balón parado, no se toman bien las marcas y esto creó que en los últimos 15 minutos el equipo sufra más de lo debido por pelotazos constantes de los chilenos, las expulsiones de Narváez y Giménez perjudicaron a los millonarios y puso en riesgo la victoria, pero Dreer apareció en el momento justo para ahogar el grito de gol rival.


El siguiente rival de los azules es el The Strongest boliviano –que viene de vencer por 3-1 a Internacional-.  El cotejo será en la ciudad de Manta.


Extraído de ECUAGOL

Publicar un comentario