Ads (728x90)



Diego Bartalotta (@DiegoBartalotta)

Juego: 

Fustigó desde el minuto uno. Avisó que no daría respiro. Presionó bien arriba e hizo uso de la inteligencia de Milito y la impertinencia de Centurión, que estuvo imparable por cualquiera de las dos bandas. Se aprovechó de un Velez de bajo nivel y de una defensa insegura. Lo tuvo en varias oportunidades Milito y hasta Yonatan Cabral, pero la apertura estuvo en los dos pies de Ricardo Centurión, que contrataque mediante y llegando a la línea final le dio con derecha, pegando la pelota en su zurda, elevándose por encima de Sosa e ingresando por el segundo palo.

Cerca del final del primer tiempo Milito generó la jugada del segundo gol, cruzando la pelota hacia la izquierda para que Bou enganche y rematé hacia el primer palo.

La ventaja parcial le dio a Cocca la tranquilidad para realizar algunos cambios (Hauche por Bou y Acevedo por Acuña) y se animó con Castillón de volante por derecha. Ezequiel Videla llegó a la quinta amarilla y no estará el sábado ante Olimpo. La duda reside en quien será su reemplazante. ¿Acevedo o Cerro?

Ilusión:

La gente volvió a copar el Cilindro, y se ilusionó con poder alcanzar a River. Racing es el único escolta que aún no lo enfrentó. La ventaja no es menor y no hay posibilidad de resignar ni un punto más, sin embargo sobre el final los cantos allí estuvieron dirigidos y nada podrá detener un nuevo sueño, aunque la realidad sea adversa desde hace tiempo.

Desde el “click” post derrota frente a Argentinos, Cocca afianza un estilo de juego, con dos referencias de área -Bou con mayor movilidad – donde el trabajo complementario de ambos es una de las mayores cualidades. En varias oportunidades cuando Milito arrastra un central, inmediatamente Bou arremete por ese espacio. Sumados a ellos dos, la generación de juego por las bandas en los pies de Centurión y Acuña.

Racing, como hace mucho tiempo no lo hacía, llega al área rival con no menos de cuatro jugadores. Ayer el trabajo conceptual de Aued en la mitad de la cancha fue uno de los aspectos más destacados anticipando siempre cualquier acción de Romero y Cabral, pero por sobre todo abriendo la cancha.

Emoción:

Gustavo Bou sigue en racha, convirtió su octavo gol en cinco partidos. Festejó besando su brazo izquierdo, donde tiene tatuada una frase y una imagen de su madre, que falleció cuando él tenía quince años. “Sabía que mi mamá me iba a estar iluminando desde arriba. Pude hacer un gol y se lo dediqué a ella”.

Emotivo porque se recordó a la madre de Racing “Tita Mattiussi” con la inscripción de su nombre en el dorsal de la camiseta que los jugadores utilizaron ayer.


Emotivo y con rabia de justicia porque compañeros de Racing o Nada, amigos y familiares de Nico Pacheco estuvieron filmando un spot con todos aquellos hinchas que quisieran decir algo referido al esclarecimiento del asesinato. En lo alto de la tribuna colgaron una bandera que sintetiza una de las mayores deudas del Club: #JusticiaporNicolasPacheco

Extraído de http://corazonacademico.com.ar/?p=9632

Publicar un comentario