Ads (728x90)

Diego Sancho (@SanchoDiegoo)

Pasan las semanas y la Copa Sudamericana ofrece cada vez mejor calidad de juego. Para esta ocasión enfrentaba Atlético Nacional de Medellín que venía de buscar su pase en el difícil Brasil. Por otro lado esta Universidad Cesar Vallejo, que también tuvo que vencer a su similar brasileño para llegar a cuartos de final del torneo internacional. En la previa del encuentro se sabía que los de Medellín eran claros favoritos, pero haciendo un repaso de las virtudes de los peruanos, todo indicaba una lucha constante por el dominio de la mitad de cancha.

La misión del equipo poeta era buscar a sus extremos para conectar hacia el área con Andy Pando, referente ofensivo de su oncena. Quien supo asociarse mejor con Pando fue Chiroque, individualidad que fue un dolor de cabeza para volantes de marca y defensas; control en velocidad, corrida incómoda para seguimiento y destellos técnicos notables ofrecía el carrilero visitante.

Si los de Franco Navarro querían mantener su arco en cero debían opacar a Sherman Cárdenas, máximo creador de juego en ataque para los verdolagas. En los primero minutos el 7 verde fue despojado del esférico en propia mitad de cancha y esto causó contraataques que requirieron trabajo para la primera línea defensiva. Ante la presión alta del tridente universitario, Sherman no volvió a dominar el balón próximo a la cabaña de Armani.


Era más Cesar Vallejo cuando Millán aprovechó la rapidez de Chiroque por la izquierda, quien avanzó varios metros a espaldas de su marca, y corrió hasta la medialuna. Su disparo fue incómodo y el portero argentino supo desviarlo, pero se generaba la oportunidad más clara en menos de 20 minutos.


Los circuitos entre Bocanegra y Guisao no fueron advertidos por Rabanal (lateral izquierdo) y se gestó una de ocasión importante de gol por el costado. De a poco iba a flaquear la marca de sus oponentes, que defensivamente fueron rindiendo de más a menos.

El profesor Osorio ubicó a Cárdenas como 10, detrás de Ruíz con Copete y Guisao como “wings” y como parrillero de Ruíz. También ordenó a los suyos a acaparar la tenencia para que las líneas enemigas cedan terreno en su terreno.  Este orfebre proceso llevó un tiempo, pero a media hora del pitazo inicial Ruiz recibió un pase de la muerte que no pudo estrenar las redes por un mal control orientado. Esta pareja ofensiva se volvió a encontrar dentro del área en repetidas ocasiones.

Tal y como se planteó, los peruanos se ubicaban cada vez más cerca de Libman. Los centrales llegaban a achicar al borde del área, permitiendo labores de pivoteo y paredes muy peligrosas. Por este planteamiento el arco se abrió para el beneplácito del Atanasio Girardot. La oncena naranja quedó picada y en una segunda jugada de ataque Bernal quedó solo en zona de rebotes, con espacio suficiente para rematar de larga distancia y adelantar a su legión. Un golazo.



Vencidos por el cansancio y la altura, la reacción de los dirigidos por Navarro fue tímida. La fatiga de se iba apoderando del conjunto poeta y cada vez era más difícil hacer fútbol y defender con eficacia. El ingreso de Valoy en el segundo tiempo fue la modificación acertada, el volante dio gala de sus recursos de verticalidad y desde su primer contacto con el balón fue de exhaustiva atención.

Por alguna razón el 2-0 no subió al marcador, el árbitro no avaló la ejecución de una pelota parada magistralmente ejecutada con una chilena como remate, tras dos pases. El principal López consideraba que la definición no fue la más ortodoxa y cantó falta a favor de César Vallejo. Nacional tenía argumentos para una victoria de mayor peso.

UCV iba a tener una última oportunidad para el empate. Un desliz por parte de Farid Díaz de espaldas a Daniel Chávez con una sorpresiva habilitación por la derecha, remató a puerta y consiguió los guantes de Armani.



Nacional solo pudo hacerle un gol a una oposición que se desplomó temprano y deberá confirmar superioridad de visitante (otra vez en Copa Sudamericana) en Trujillo el próximo 5 del mes de noviembre.






Publicar un comentario