Ads (728x90)



Alberto Salas (@AlbertoSa_30)

El partido de ida de la Copa Suramericana entre Libertad versus River Plate celebrado en el agobiante calor de Asunción, tuvo un desenlace pletórico para los dirigidos por Marcelo Gallardo, quien tuvo todo el crédito del lauro en los cambios que empleó para mantener la racha de diecisiete compromisos sin caer, sumándo los tres frentes ( Copa, Liga y Suda) .

En la primera etapa, la oncena paraguaya se valió de la humedad presente en la capital guaraní para presionar la defensa del equipo argentino, que a su vez intentaba quitarse las embestidas de una delantera de Libertad que luego de insistir en reiteradas ocasiones, salió premiada, en parte, por la floja marcación y presión de la zaga millonaria, como se pudo percibir en la primer anotación donde David Vargas se acomodó en un espacio amplio que no desaprovechó.

En la segunda mitad el esquema de Marcelo Gallardo se mantenía como en la etapa inicial, juntando a los jugadores de buen pie cerca del área paraguaya siendo la novedad de un Ramiro Funes Mori, quien corrió con la mayoría del peso ofensivo del actual campeón de Argentina, en conjunto de Carlos Sánchez y Rodrigo Mora Voluntarioso, no sólo asistió a Driussi en el segundo. Antes también lo había hecho dos veces con Boyé: la primera un centro desde la derecha y la segunda, un pase en cortada al medio del área.

La guinda del pastel la culminó su obra internacional con una exquisita definición con tres dedos en el tercero.

Ahora River, se mentaliza para medirse este fin de semana a Belgrano, antes de recibir por el duelo de vuelta a un Libertad, dolido, y no es para menos luego del baldazo de agua fría que significó la remontada del os argentinos. Un resultado que los obliga a marcar dos tantos y no recibir, en el complejo estadio Monumental de Buenos Aires. 


Publicar un comentario