Ads (728x90)



Por Juan Catalán Gutiérrez.

Los 'acereros' no pudieron remontar la llave ante Sao Paulo y pese a exhibir muchas ganas para quedarse con la victoria, siempre terminaron sucumbiendo y fallando en la última jugada. La velocidad y calidad de los brasileños fue mucho para los dirigidos de Mario Salas, que pese a perder, lucharon hasta el final.

23. Miguel Jiménez: En los primeros minutos tapó un mano a mano ante Ganso que hizo recordar su buena actuación en el lance jugado en el Morumbí. En la apertura de la cuenta, estuvo notable para contener el remate inicial, pero en el rebote nada pudo hacer. En los dos siguientes tantos tampoco tuvo culpa. Más allá de eso, no tuvo mayor trabajo.
28. Esteban González: Muy débil por su banda y tuvo que recurrir a las faltas para frenar los ataques de Sao Paulo. No ofreció las garantías de otros partidos por el sector derecho. Salió reemplazado en el entretiempo.

3. Claudio Muñoz: Mostró solvencia en la última línea, aunque se vio algo sobrepasado por la rapidez de Sao Paulo. Pivoteó de gran manera un centro de Arrué para el primer gol ‘acerero’. En el segundo tiempo extremó recursos para salvar una clara ocasión de gol. Cumplió.

5. Omar Merlo: No fue solvente como en otros compromisos. Sin embargo, cuando Huachipato se fue con todo al ataque, se las arregló para dar seguridad y dirigir los ataques de su equipo. Por arriba fue impasable.

27. Juan Carlos Espinoza: Muy dubitativo en la marca y fue sobrepasado de manera constante por la banda izquierda. Además, no pudo despejar la pelota en la previa del segundo gol paulista.

7. Francisco Arrué: Bien en la elaboración, pero sufrió en el retroceso y se vio complicado con la velocidad de los volantes brasileños. Ganso le ganó las espaldas constantemente y eso siempre generó peligro. En el segundo tiempo, organizó de buena manera los desesperados ataques de su elenco. En líneas generales, cumplió.

14. Leonardo Povea: No estaba realizando uno de sus mejores partidos cuando fue reemplazado por Carlos Espinosa antes del final del primer tiempo. Pese a ello, le dio equilibrio al equipo de la Octava Región cuando estuvo en cancha.

21. Brayan Vejar: Intrascendente en los primeros minutos. Se soltó con la expulsión de Denilson, aunque tampoco pudo ser desequilibrante en los momentos que su equipo lo necesitó. Siempre hizo una jugada de más cuando pudo resolver con más simpleza.

18. Angelo Sagal: Su velocidad creó algo de peligro a la zaga brasileña, aunque sin generar mayores riesgos. No mostró las credenciales de partidos pasados, por lo que quedó al debe, pese a anotar el gol del empate final con una gran definición.

22. Leandro Ezquerra: Tuvo en sus pies la apertura de la cuenta, pero Rogerio Ceni lo evitó. Conforme pasaron los minutos su rendimiento fue desapareciendo y no fue aporte cuando su equipo necesitaba anotar para seguir con vida. Fue reemplazado.

9. Andrés Vilches: Demostró su olfato goleador al marcar el primer gol de su escuadra en la primera clara que tuvo. Luego, batalló con los defensas brasileños sin obtener mayor fortuna. Se elogia su esfuerzo y que siempre intentó pese a la diferencia física con sus marcadores. Como premio personal, fue el goleador ‘acerero’ en la Copa Sudamericana con 5 tantos.

17. Carlos Espinosa (40’ por Povea): Exhibió su calidad, pero nunca tomó la mejor decisión, excepto en un remate en el poste que pudo cambiar la historia del partido o, al menos, maquillar el resultado final de la llave.

10. Martín Rodríguez (46’ por González): Apenas ingresó mostró pinceladas de su talento que lo alzan como una de las promesas del fútbol chileno. Sin embargo, se fue diluyendo conforme pasaron los minutos y no fue el revulsivo que necesitaba Huachipato para cambiar la historia.

11. Matías Sánchez (60’ por Ezquerra): Tuvo el empate en sus pies, pero pifió una volea cuando estaba solo en plena área. Cooperó con lo que pudo buscando el milagro, sin encontrar premio.


Mario Salas (DT): Fiel a su estilo, ordenó presionar en todos los sectores de la cancha, pero las desconcentraciones y la genialidad de los jugadores brasileños fueron mayores. Ordenó el ingreso de Carlos Espinosa antes del final del primer tiempo para dar un mayor volumen de ataque y, en parte, lo consiguió. Quemó todas las naves en el complemento, pero la falta de ideas de sus pupilos, quienes siempre trataron de hacer una jugada de más, terminó pesando.

Publicar un comentario