Ads (728x90)




Víctor Grao (@VictorGrao


El Caracas FC derrotó 5-1 este domingo a Tucanes de Amazonas por la jornada 10 del Apertura 2014. Si bien el “rojo” quedó eliminado de Copa Venezuela contra Arroceros y de Libertadores contra Capiatá, el fútbol desplegado por los pupilos de Saragó gusta y es efectivo; tanto así que han marcado 9 goles en los dos últimos compromisos.

La solidez del Caracas no es de gratis. Un buen trabajo en la zona medular y basculaciones constantes le ha dado a los de la Cota 905 un nuevo aire y un nuevo fútbol, desplegado en todo su esplendor.

La mediacancha

Ricardo Andreutti y Miguel Mea Vitali son el corazón y cerebro del Caracas. La cantidad de robos de Andreutti es proporcional a la cantidad de salidas limpias que da Mea Vitali. En la salida, este último recae entre los centrales, formando una línea de tres en el fondo, mientras que “Ricky” queda a la altura de los laterales, un poco más adelantado.



Defendiendo, el panorama cambia. Se pasa de un “rombo” (figura que logran con los laterales) a una línea recta. Si el balón esta por el lado de Andreutti este sale a hacer el corte, mientras que el otro sobra; y viceversa (como si fuesen defensores centrales).


Superioridad numérica

Tener superioridad numérica en las bandas es un plus para cualquier equipo y el Caracas gozó de esto ante Tucanes. Carabali + Cádiz + Perdomo + Andreutti (O Mea Vitali) por la derecha aparecían todos juntos, uno muy cerca del otro para poder tocar en corto y filtrar balones que le fuesen imposible a los defensores. Con dicha superioridad lograban centros al área donde llegaba Edder Farías para cabecear.



Benditos centros

Se desconoce este dato, pero desde que Saragó llegó al plantel rojo debe ser el equipo que más goles de cabeza ha marcado, pero al igual que se marcan muchos, se dejan de hacer muchos otros. La cancha del Olímpico influye (y mucho) en los centros al área, pero la cantidad de balones por las bandas que no se lanzan con precisión al área son infinitos. Hay que tener claro que no es lo mismo un centro que lanzar un balón al área.

Culminación de la jugada

Uno de los factores más importantes del Caracas en este partido fue que, una vez llegado a ¾ de cancha, se culminaba la jugada. Sea con un centro, un chute o un corner, la jugada debía terminar. Con esto, se evitó la contra en muchas oportunidades.

Corte de jugada

Farías, Perdomo, Cádiz, Otero y Andreutti cumplían un rol defensivo importante. Si bien el pressing que el Caracas FC ejercía en la salida a los de Ayacucho no era demasiada, cuando Tucanes iba a pasar la mitad de la cancha los jugadores del “rojo” se los comían. No era sencillo pasar para los visitantes ese círculo central sin recibir una falta, robo de esférico o un desequilibrio por parte de los locales.



Muchos receptores

Para un medio contención no hay nada mejor que poder jugar en corto con muchos receptores. Así le pasaba a Miguel Mea Vitali. El mediocampista cuando recibía el balón tenía gran cantidad de receptores: los extremos se cerraban, los laterales se abrían y uno de los delanteros bajaban.
En esta jugada (la del tercer gol), Miguel Mea Vitali tiene a 5 posibles receptores claros, sin tener que incluir un balón largo entre sus opciones:




Publicar un comentario