Ads (728x90)



Luis Ortega (@Luis_G_Ortega)


Deportivo Capiatá hizo historia en el mítico estadio de La Bombonera. La oncena debutante en copas internacionales que dirige Héctor Marecos se llevó la victoria por la mínima diferencia en la ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana. Un Capiatá que no tenía nada que perder pero, mucho que ganar. Y es que el recién nacido equipo paraguayo de tan sólo 6 años ya ha logrado más que muchos equipos de larga trayectoria, ganar en La Bombonera en un torneo internacional de clubes.

¿A qué jugó Capiatá?


Simple, Capiatá jugó a defenderse. Pero esto no quiere decir que el conjunto paraguayo se haya metido atrás, todo lo contrario, se plantó excelentemente con un claro y simple 4-4-2 en la cancha y cuando le tocaba contragolpear no lo hacía con miedo, llegaban con hasta 6 jugadores al área rival. En los primeros minutos del encuentro, Boca jugaba un futbol de pases cortos y posesión, siempre lograban tener al menos 2 opciones de pase para el jugador que llevaba la esférica.





Pero con este juego defensivo, Deportivo Capiatá logró neutralizar a Boca cuando llegaban a los tres cuartos de cancha, y así desesperar al conjunto argentino que, después del minuto 25, jugó un fútbol completamente distinto a lo acostumbrado.

Fernando Gago

El gran ausente de la noche fue Fernando Gago, el mediocampista se perdió el encuentro por los compromisos con la selección nacional. Esta temporada, el juego de Boca Juniors con su 4-3-3, se ha enfocado en salir con la pelota en los pies, y todo esto mediante el volante argentino. Por ello, Castellani le tocó cumplir esa función. Empezó muy bien, llegaba casi hasta la línea de sus defensas centrales para pedir la pelota, se volteaba, desmarcaba y completaba el pase hacia las bandas para así darle salida al equipo. Castellani se mostraba excelente en los primeros minutos, siendo el protagonista del partido y recibiendo la pelota para crear el juego en varias partes del terreno.

Sin embargo, Castellani se fue abajo junto a todo el equipo cuando la desesperación entró en la mente de los 11 jugadores locales. Comenzó a errar pases, pegarse mucho a las bandas con el balón en su posesión, muchas veces encerrándose entre 3 jugadores paraguayos,  y mandando pelotazos a Chávez. Sin duda alguna Gago le hubiese brindado otra cara al equipo argentino, que aunque lo intentó no le fue suficiente.







La ausencia de gol en los locales.

Si Boca hizo algo fue atacar, haya sido desordenado o a los pelotazos, el conjunto dirigido por Arrabarruena nunca dejó de buscar el gol. Pero jamás pensaron que se encontrarían, primero a una defensa excelsa y además, a un gigante en el arco: Franco. El portero de la oncena visitante fue impenetrable, dando muestras de atajadas muy exigidas.


El Gol de Capiatá y lo que cambió en el partido.

Justo antes de finalizar la primera parte, por medio de un tiro de esquina, Capiatá lograba un gol soñado y que valía mucho para los paraguayos. Al comenzar la segunda parte, se notó aun Boca que salió a buscar el empate a toda costa. Pero más importante, se notó a un Capiatá que sabía a lo que se iba a enfrentar. El segundo tiempo fue de puros asechos del conjunto local, lo que replegó a todo el equipo paraguayo. Capiatá defendía en su cancha con 10 jugadores, y dejando como único referente en ataque al delantero Escobar. Esto le fu suficiente para resistir las amenazas y el futbol que imponía el equipo local con llegadas de Castellani y Chávez, pero que al lograr contenerlas eficientemente consiguieron así la tan trabajada e histórica victoria.



Publicar un comentario