Ads (728x90)


Víctor Grao (@VictorGrao)

CARACAS.- Atlético Venezuela se proyecta a ser uno de los mejores equipos del fútbol venezolano. El conjunto dirigido por José Hernández juega un fútbol vistoso como local y, cuando no, sabe defenderse. Tiene jugadores desequilibrantes como “Tico” Pérez y la “nueva” adquisición Molina; Mustafar es sólido en defensa y Ramírez corta los avances de la media cancha contraria. Unido a eso, se tiene a un Arocha en su máxima expresión, que sube y baja inagotablemente y un Carboni que pivotea todo lo que recibe. Este conjunto nacional promete, por lo menos jugando de local.


Este domingo, Atlético Venezuela (invicto en casa) recibió a Portuguesa en el Brígido Iriarte, cancha que los locales tienen medida. Así salió el cuadro capitalino: Daniel Valdés; J. González, Torres, Mustafá, Parra; Arocha, Ramírez, Molina, Pérez; Uribe, Carboni.

La salida

El esquema de salida de Atlético Venezuela es sencillo y consta de tres pasos, si uno no funciona, se recurre al siguiente.

1.    La primera salida es con los contenciones, principalmente Arocha es el que recibe por delante de la línea de los centrales para crear el juego, pero siempre tocando por el piso, nunca balonazos.
2.    Si el punto “1” no se puede hacer, se recurre a este segundo: Salida con los laterales. González y Parra están atentos y bien abiertos en la banda, una vez recibido el balón tocan con un compañero (sea cual sea) por delante de él en el terreno de juego y proyecta. Es automatizado.
3.    Si ninguno de los dos puntos anteriores pueden efectuarse, se realiza el punto “3”. El más sencillo de todos: balón a Mustafar y este manda un balón largo para el pivoteo de Carboni con un “Tico” Pérez y un Molina que siempre aparecen a las espaldas de los contenciones rivales.

¿Jugar clavado o proyectar?

Un jugador clave en este esquema de José Hernández es Rubén Arocha. El mediocampista no solo corta, sino que también proyecta. Su juego es sencillo: si entrega un balón a la banda derecha, se unirá al juego por ese sector; el venezolano siempre proyecta, pasa al ataque, mete centros y, además, corta los circuitos rivales en la contención a la hora de defender.

Pero esta “proyección” de Arocha no se podría lograr sin un contención que juegue más “clavado”. Esta es la labor de Ramírez. El número 6 de camiseta se queda justo delante de los centrales, jugando como una especie de “stopper” que no proyecta en ningún momento.

Movilidad infinita

No sé cuán arriesgado es decir que Atlético Venezuela tiene la mayor movilidad en el ataque de todo el fútbol venezolano. Lo que es Molina y “Tico” Pérez cambian de posición cada dos jugadas. Aparecen por la izquierda, luego por la derecha, proyectan, rematan y demás. Carboni baja a recibir y Uribe, bueno, Uribe si es un poco más estático en la banda derecha.

Pero hay algo que le falta a esta “infinita movilidad”. Atlético Venezuela llega a ¾ de cancha con una facilidad increíble, pero de ahí no pasa. No existen jugadores que HAGAN DIAGONALES y que, si las hacen, les den el balón.

En el partido ante Portuguesa, el primero en hacer una diagonal fue Uribe y ¿cómo terminó? En el fondo de las redes. Desconozco si es practicado en la semana, pero con la movilidad que otorgan “Tico” y Molina, más el pivoteo de Carboni, lanzar un pase entre líneas para un lateral proyectado o para el mismo Arocha o Uribe debería ser tarea sencilla. Bueno, en el partido ante los de Acarigua, Anthony (Uribe) se cansó de pedir balones filtrados, pero no marcaba la diagonal, simplemente levantaba los brazos. Es solo hacer el último toque, antes de anotar.

Pressing

Atlético Venezuela juega sin mucho pressing a los defensores rivales, de hecho, la presión inicia justamente en la denominada “zona dos” (círculo central más o menos) donde reciben los contenciones. Allí se marca hombre a hombre para obligar: 1. Jugar para atrás 2. Mandar un pelotazo.

Sector defensivo


Cuando Atlético Venezuela defiende lo hace con casi todo el plantel, menos uno de los dos delanteros que queda arriba en solitario. Una línea de cuatro centrales bien delimitada, Arocha y Ramírez por delante y un poco por delante, “Tico” Pérez, Molina y Uribe. Se cierran bien las zonas y se juega con un equipo corto, que una vez robado el esférico se proyecta en velocidad a la cancha contraria. 

Publicar un comentario