Ads (728x90)



Pablo Romero

Sin ideas, sin sorpresa, con un ataque que se está volviendo predecible… Atlético Nacional volvió a decepcionar en la Copa Sudamericana. Le cuesta mucho jugar de local. Pudo anotar el tercero, claro, pero también pudo recibir otro gol. No tuvo un buen partido. Estas, algunas conclusiones.

Fallas en el regreso: cómo le costó a Nacional regresar y armarse cuando perdía la pelota en fase ofensiva. El regreso fue lento, desordenado. El equipo, en su afán de atacar, quedó desequilibrado y muy expuesto. El segundo gol en contra es prueba de ello, cuando en un contragolpe muy rápido les hicieron superioridad numérica a los defensores de Nacional y les anotaron.

Sin ideas de ataque: aunque logró dos goles y salvó al menos el empate, el equipo volvió a evidenciar que ya no goza de la misma contundencia de las temporadas anteriores y que además no genera alternativas de ataque. El juego de los extremos es reiterativo y hasta predecible. Por otro lado hay jugadores en bajo nivel, que no desequilibraron, que no ganaron un duelo. Copete, por ejemplo,  cayó constantemente en fuera de lugar. Al menos Guisao quiso marcar diferencia.

Enormes baches: el arranque del segundo tiempo fue nefasto. Incluso en esos primeros minutos recibió el segundo gol que dejó al equipo muy golpeado, que le aumentó la presión por ir a remontar, más con corazón que con juego. En la primera parte también hubo baches en los que el equipo perdió el dominio y se dejó sorprender, sobre todo al cierre del primer tiempo cuando les hicieron un gol y pudieron marcarles otro.
Presión visitante: Vitória, con un juego muy físico y de pelotazo, también generó problemas por su constante presión bien arriba del campo, que quizá sorprendió  al equipo local. Los brasileños tienen jugadores rápidos y físicamente muy bien preparados y eso fue una ventaja para ellos.


Le duele de local: Se está volviendo costumbre que Nacional se deje complicar en condición de local. Pasa que en ese afán de buscar superioridad se ve sorprendido por el juego físico o de contragolpe de algunos de los rivales que ha tenido. El técnico argumenta cansancio por la exigencia de los calendarios y hasta extraña a algunos de los lesionados, pero no pueden olvidar que jugaban contra un equipo que aunque brasileño es inferior y estaba plagado de suplentes. Quizá de visitante juega con menos presión. Nada de raro que vaya a Brasil y logre el resultado, como lo hizo en Paraguay tras caer en casa con General Díaz.

Extraído de http://www.eltiempo.com/deportes/futbol/analisis-por-que-nacional-no-le-gano-a-vitoria-copa-suramericana/14625265

Publicar un comentario