Ads (728x90)


Carlos Pérez

Los análisis tácticos de como afrontan los partidos los equipos de Jorge Almirón suelen ser complejos. Es que el ex dt de Godoy Cruz no se casa con ningún esquema e inclusive cambia varias veces por partido según la ocasión o en base a lo que él crea convienente, más allá de ir ganando o perdiendo un partido.

El partido ante Rosario Central podría marcar la primera excepción de su ciclo. A saber, el equipo que paró el Extraterrestre fue un claro 4-2-3-1, que a veces se transformaba en 4-2-1-3 o 4-3-3. La línea de 4 fue clásica con laterales que se mandaban constantemente pero que cuando había que marcar -Central atacó poco- estaban abajo para cerrar -Lucas Villalba lo hizo en varias ocasiones-. El mediocampo tenía a un 5 de contención como Bellocq y a otro como Mancuello que contenía pero también jugaba, inclusive en varias ocasiones apareció hasta por izquierda metiendo centros.
El Rolfi Montenegro intentaba enlazar lo que iniciaban Mancuello y Belloqc y tenía bien abiertos a Pizzini -por izquierda- y Pisano -por derecha- con un Riaño como centrodelantero definido. Esta táctica más los movimientos constantes de los jugadores, hicieron a un Independiente muy superior a su rival en el primer tiempo, incluso más que cuando consiguió la diferencia en el complemento. Si el Rojo no se fue ganando al descanso fue en gran parte por mala puntería y por las buenas intervenciones del arquero Caranta.
En el segundo tiempo, Independiente empezó con la misma disposición táctica. Y, a pesar de haber abierto la cuenta rápidamente, la mantuvo hasta los 19 minutos. Es que luego de la expulsión de Figal, el DT no dudó y puso a Ojeda por Montenegro y dos minutos después incluyó a Méndez por Pisano en una clara muestra de que iba a apostar más a la contención que a intentar liquidar el partido.
Dos líneas de cuatro con Riaño sólo de punta fue la disposición del Rojo plantado para la contra. Si bien Central tuvo la pelota no tuvo situaciones claras más allá de un error de Rodríguez en el que casi empata Acuña. Finalmente, el propio Méndez, ya con el cambio puesto por puesto de Insúa -fue delantero- por Riaño, definió el partido en el que tácticamente, de principio a fin, Independiente ganó mucho más que 2 a 0.


Extraído de http://www.orgullorojo.com/tactica-volvio-a-lo-clasico/

Publicar un comentario