Ads (728x90)



Víctor Grao (@VictorGrao)

CARACAS.- El Caracas FC clasificó en la primera ronda de Sudamericana tras vencer a Inti Gas de Perú y se enfrentará a Deportivo Capiatá en la segunda vuelta. En la ida, que finalizó 0-1 y en la vuelta que terminó 1-0, los peruanos vieron muy pocas ocasiones de gol en 180 minutos de juego. El conjunto avileño tuvo altos índices de concentración a lo largo de los compromisos, lo que logró hacer que el equipo conservara la mínima ventaja que gozó. 


En el partido en el estadio Olímpico (la vuelta), el Caracas FC desarrolló un cerrojo defensivo que le resultó casi a la perfección. Jugando con un esquema 4-5-1 o un 4-3-3, según la posición del balón en la cancha, el entrenador avileño consiguió un balance, teniendo como resultado la obtención de esa primera llave. Para lograrlo tuvo algunas claves.

A pesar de contar con jugadores sumamente jóvenes como Cádiz (19 años) y Vargas (20 años), el equipo de Saragó tuvo una clave para contrarrestar ciertas inexperiencias y darle equilibrio a su juego: su mediacancha. Di Giorgi, Mea Vitali y Andreutti conforman el trivote que Eduardo utiliza en la mitad del campo. 

Defensivamente los tres mediocampistas se mueven como una masa uniforme, saliendo a presionar a su marcador conforme pasa el balón de manera horizontal por la cancha y volviendo a su posición original una vez que la esférica sale de su zona de marcaje. 

Para ser más claros con dicha explicación, se dará un ejemplo: Si un balón pasaba de la izquierda a la derecha por parte de Inti Gas, salía primero Di Giorgi a marcar, cuando se trasladaba por el medio, este se devolvía a su posición y Mea Vitali presionaba. Una vez en la derecha del conjunto peruano (izquierda del Caracas) Ricardo Andreutti ejercía la presión. 

Con dicho esquema le era casi imposible penetrar la zona central al equipo de Ayacucho, por lo que obtaban por las bandas, siendo también complicado, ya que de un lado aparecía Cure haciendo el sacrificio defensivo al marcar al lateral izquierdo y por la otra banda Otero con la misma función. Asimismo, Vargas agarraba a un extremo y Quijada al otro. 

El esquema defensivo del Caracas FC fue una combinación de marcaje por zona (los mediocampistas) con marcaje personal (extremos y laterales).

Si Inti Gas lograba penetrar la banda, debían lanzar un centro, donde aparecía Tucker y Socopó para ganar de cabeza, siendo estos grandes cabeceadores.  Los peruanos tenían una misión imposible. 


El esquema defensivo del “rojo” fue la clave para pasar de llave, unido a los altos niveles de concentración. Para enfrentar a Capiatá deberá unírsele un poco de tenencia de balón por parte de este trivote que, defensivamente, funcionan casi a la perfección.  

Publicar un comentario